Reportaje:Empresas y sectores

Vientos encontrados en Gamesa

Los planes de la eólica chocan con la agudización de la crisis y los recortes de primas

Gamesa pone buena cara y no pierde el rumbo, al menos hasta ahora, ante las turbulencias -recrudecimiento de la crisis financiera, desaceleración del crecimiento en Europa y en algunos países emergentes, y cambios normativos y recortes en las ayudas públicas a la energía renovable- con las que se ha topado en el segundo semestre. En las últimas semanas ha inaugurado un centro tecnológico de offshore (energía eólica marina) en Escocia, donde también quiere abrir una fábrica, ha cerrado nuevos contratos en China y Suecia, ha vendido un parque eólico en Polonia y ha celebrado, con analistas y banca de inversión, un Día de la Tecnología, con presentación de productos, estrategias y visita a centros del grupo (Gamesa "ha llevado a cabo un fuerte ejercicio de transparencia y ha atacado una de las principales incertidumbres que pesan sobre el valor, su capacidad tecnológica", dicen en Norbolsa).

Pese al deterioro, los analistas confían en que la empresa cumpla sus objetivos
El grupo refuerza su expansión exterior y el desarrollo de tecnologías propias

En definitiva, malos tiempos para un buen aniversario. Jorge Calvet, que el día 8 cumplió dos años como presidente y consejero delegado de Gamesa, no ceja pese a las circunstancias en la transformación del grupo. "Estamos cumpliendo lo que adelantamos al mercado", señalan fuentes del grupo eólico que presentará los resultados del tercer trimestre y sus expectativas para 2012 en la segunda semana de noviembre. Gamesa reiteró en junio sus guías para 2011 (ventas en megavatios de entre 2.800 y 3.100; rentabilidad de la división de aerogeneradores del 4% al 5%, y fuerte reducción del ratio de deuda financiera neta sobre Ebitda, entre otras).

El escenario se ha deteriorado, pero el punto de partida no es malo. En el primer semestre Gamesa incrementó en un 26% sus ventas y en un 29% su resultado neto, y situó su deuda financiera neta sobre Ebitda en 1,7 veces. Su cartera de pedidos a entregar en 2011 cubría, a final de julio, el 80% de sus previsiones para todo el ejercicio.

Gamesa está cumpliendo por ahora su plan estratégico, afirman los analistas de Banco Sabadell, pero advierten que es en 2012 y 2013 cuando la compañía espera mejoras en márgenes y actividad y que "la situación actual" de su sector en general (falta de financiación, menor demanda y mercados con menor visibilidad) "las pone si cabe más en duda".

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La transformación en la que está inmerso el grupo gira en torno a cinco grandes líneas de actuación: la globalización e internacionalización, apoyadas por una fuerte estrategia comercial; la apuesta por la innovación y el desarrollo tecnológico; la mejora en el coste de la energía y en la eficiencia operativa; la revisión de la implantación industrial para poder responder localmente a mercados con fuerte demanda y desarrollo eólico, y el offshore, un doble reto tecnológico e industrial.

Actuaciones que requieren recursos y financiación en tiempos de escasez. Gamesa, en parte, tiene hechos estos deberes. En junio cerró una línea de refinanciación por 1.200 millones con unas condiciones mejores a las que se le concedieron en 2009 y con un traslado de los compromisos de vencimiento del préstamo desde octubre de 2012 a 2014-2016.

En contra de sus planes juega sin embargo, según los analistas de Banca March, la incertidumbre regulatoria. Por ejemplo, explican, "en España se debate el nuevo marco regulatorio a aplicar desde 2013 (barajándose reducción en primas, en número de horas primadas y en años de cobro) y en EE UU se cuestiona la renovación de los Production Tax Credits. En general el temor a la discontinuidad de las ayudas fiscales para la energía eólica ante las estrecheces presupuestarias está siendo un lastre para el valor".

El grupo vasco también ha avanzado en su estrategia de crecimiento en nuevos mercados y clientes. En el primer semestre todos los megavatios vendidos procedieron del exterior (India, representa ya un 17% del total; América Latina, un 19%; China, un 20%; EE UU, un 15%, y Europa, un 27%). Y el panorama del mercado doméstico no ha variado en los últimos meses ni va a cambiar. Calvet dijo el 23 de septiembre que el futuro de su empresa se halla hoy "fuera de España" y que solo cambiará esta tendencia si se "habilita un marco regulatorio estable". Sostiene que "el próximo Gobierno tiene que cambiar la situación de la energia eolica". Y que para eso debe entender lo que puede aportar esta industria, por ejemplo en términos de generación de empleo. Y también que desaparezca la incertidumbre regulatoria".

Gamesa ha pisado el acelerador en su objetivo de reestructurar y ampliar su base industrial. En España ha reducido ya su capacidad industrial a 1.100 MW, un 50% de la que tenía en 2009 y solo 100 MW por encima del objetivo fijado en su plan estrategico para 2013. Y lo ha hecho sin grandes traumas sociales. En paralelo, Gamesa ha aumentado su capacidad industrial, por ejemplo, en Brasil, donde ha sido capaz de hacer realidad en seis meses su decisión de abrir allí una planta (la inauguró en julio); o en India, donde ha decidido invertir 60 millones hasta 2012 en tres nuevas plantas.

En definitiva, y es una de las fortalezas del grupo, Gamesa ha desplazado en pocos años su base industrial a mercados en crecimiento ("no se trata de una deslocalización", dicen, "porque no vamos a fabricar en China o en Brasil para vender en España").

La división de promoción de parques se ha constituido en los últimos tiempos en pieza clave para el futuro de Gamesa. No solo genera negocio, sino que le aporta ventajas competitivas y complementariedad a su actividad de fabricación de aerogeneradores.

La apuesta por la tecnología propia y por el desarrollo de la eólica marina marcan también su futuro. Tras la presentación de sus avances en el Día de la Tecnología, la impresión de los analistas de Ahorro Corporación es que Gamesa "tiene una cartera de productos competitiva a medio plazo (por ejemplo, los nuevos aerogeneradores de 2 MW tendrán una mejora de rendimiento del 16%). "Lo más relevante de la jornada", señalan, "fue la información sobre protección de patentes". Teniendo en cuenta que Gamesa dedica a más de 15 personas a proteger su propiedad industrial, y que el desarrollo de tecnología (incluido el proceso de certificación) lleva al menos seis años, señalan, queda patente la importancia de la exclusividad de los nuevos productos". En términos parecidos se han pronunciado analistas de CSFB, Santander y Barclays.

Argumentos que chocan con la evolución de Gamesa en Bolsa. "La situación macro es preocupante", dicen en Ahorro Corporación, "pero con una cotización inferior al capital circulante en el primer semestre (1.049 millones o 4,26 euros por acción) más sus patentes y sus derechos de instalación (3.592 MW prácticamente seguros de una cartera de 24.500) no vemos una base sólida para los precios actuales". Jorge Calvet, por su parte, ha señalado que "la capitalización de Gamesa no refleja el valor de la compañía " . -

Instalación de un aerogenerador en Abilene (Tejas, EE UU), con turbinas suministradas por Gamesa.
Instalación de un aerogenerador en Abilene (Tejas, EE UU), con turbinas suministradas por Gamesa.ROBERT NICKELSBERG (AFP)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS