Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Alhambra de Owen Jones

Una exposición recuerda la influencia del monumento en el arquitecto británico

La Alhambra dedica una gran exposición a la figura de Owen Jones (Londres, 1809-1874), uno de los artistas con mayor influencia en todas las artes. Titulada Owen Jones y la Alhambra, se trata de una coproducción del monumento nazarí con el Victoria and Albert Museum de Londres y reúne importantes piezas del artistas y otras consideradas joyas del siglo XIX.

En pleno romanticismo y en el centro mundial de este movimiento artístico, Inglaterra, los grandes debates estéticos tenían como protagonista a la incertidumbre que provocaba el advenimiento de la era de las máquinas. En 1851 se inauguraba la Exposición Universal de Londres con la Industria y el Arte como temas centrales. La pregunta clave era cómo complementarlos, qué papel debía tener la estética en aquel tiempo, dónde se posicionaría el ideal de belleza.

La muestra, en el Palacio de Carlos V, reúne piezas del romanticismo

El artista londinense decoró el Crystal Palace como el monumento nazarí

La respuesta la dieron artistas de la talla de Baudelaire, Víctor Hugo u Owen Jones, este último en el campo de la arquitectura y el diseño. La belleza se encontraba en el mismo lugar, sólo había que salir a buscarla. Jones llegó a Granada en 1834 y quedó deslumbrado. "Fue un impacto distinto al que causaba el monumento en los viajeros románticos, que venían buscando historias fantásticas. Jones lo que creyó haber encontrado eran las leyes científicas del uso del ornamento y el color en la arquitectura", explica Juan Calatrava, comisario de la muestra.

Tanto fue así, que el Crystal Palace, el más importante edificio de la Exposición Universal de Londres, fue decorado como los palacios nazaríes. "Jones pintó las estructuras metálicas con los colores básicos de la Alhambra" recuerda el comisario. Además, cuando en 1954 se realizó en Sydenham una segunda versión del Crystal Palace, construyó en su interior una réplica del Patio de los Leones y otros ambientes alhambreños. En su folleto explicativo, titulado The Alhambra court, Jones volvió a exponer las supuestas leyes científicas del ornamento plasmadas en la Alhambra y explicó con total honestidad las diferencias existentes entre su réplica y el Patio de los Leones original.

"Millones de personas tuvieron conocimiento de la existencia de la Alhambra gracias a aquello. Owen Jones fue un gran embajador del monumento en el mundo", añade Calatrava.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 28 de febrero en el Palacio de Carlos V, comienza con una amplia sala dedicada a los viajes del arquitecto inglés. En ella se exponen algunos de sus dibujos, entre los que destaca la acuarela titulada Tumbas cerca de El Cairo, realizada en 1932. El visitante se encuentra justo al entrar con un ejemplar de Planos, alzados, secciones y detalles de la Alhambra, el famoso libro de Jones en el que recopila la decoración de la Alhambra a través de sus dibujos y planos. "Está firmado por él y por Jules Goury, un amigo suyo que no participó en el libro porque murió de cólera durante el viaje que realizaron juntos a Granada. Fue como un homenaje que habla de su calidad humana", cuenta Calatrava, para quien el trabajo de Owen fue "fundamental" porque se realizó teniendo en cuenta criterios "científicos", algo que no se había hecho hasta entonces.

En la segunda sala, titulada Viaje a la Alhambra, puede apreciarse una fuente siria traída de Londres para rememorar los interiores domésticos del palacio. A continuación, la muestra se centra en la Exposición Universal de Londres y en La gramática del ornamento, libro fundamental de Jones y auténtico manual para arquitectos y diseñadores a lo largo de todo el siglo XX. Prueba de ello son los dibujos del entonces joven arquitecto francés Le Corbusier, en los que imita las láminas sobre la Alhambra incluidos en la obra, y cuyos originales pueden verse en la exposición.

Por último, la muestra se adentra en la herencia y el legado del trabajo del británico. "Su influencia es fortísima sobre los diseñadores y arquitectos europeos, que recibieron a través de él una influencia de la Alhambra que no es complicado reconocer", explicó Calatrava.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 2011