Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gipuzkoa hará su reforma fiscal sin tocar por ahora el Impuesto de Sociedades

Prevé recaudar 75 millones con cambios en el IRPF, patrimonio y sucesiones

Gipuzkoa puso ayer de forma definitiva las cartas sobre la mesa en materia tributaria. El diputado general, Martin Garitano, y su responsable de Hacienda, Helena Franco, y la directora de Política Fiscal, Itziar Miner, presentó las principales líneas de la reforma fiscal que Bildu llevará a las Juntas Generales. A las modificaciones ya anunciadas en el IRPF, el impuesto de patrimonio y el de sucesiones y donaciones, Franco anunció que este año no cambiará el de Sociedades, que grava los beneficios de las empresas. "No es más que el primer paso de una reforma integral que abordaremos a partir de 2012 y que incluirá al de sociedades", aclaró Franco. Bildu recaudará 75 millones con su "tímida" revisión de los impuestos.

Garitano cumple con lo anunciado el pasado martes tras la reunión del Órgano de Coordinación Tributaria. Una vez finalizada la cita y después de que las tres Diputaciones y el Gobierno no alcanzaran un acuerdo que preserve la armonización fiscal, Gipuzkoa confirmó su apuesta por desmarcarse de Álava y Bizkaia en materia tributaria. El Gobierno foral de Bildu ha justificado esta decisión por la "urgencia" de implantar las medidas y que, conscientes del desequilibrio que puede generar, Franco justificó ayer al asegurar que "la fiscalidad corresponde a las Diputaciones y cada una tiene que tener derecho a diseñar su propio sistema fiscal".

"Planteamos una reforma fiscal porque los recortes no tienen que ser la única vía para reequilibrar los presupuestos", arrancó Franco. El objetivo de la reforma se sustenta en tres puntos: eliminar el tratamiento "diferencial" de las rentas, recuperar la progresividad de los impuestos y combatir la evasión fiscal.

En el IRPF, Gipuzkoa propone adecuar la deducción por edad a mayores de 65 años. Las rentas de hasta 24.000 euros mantendrán el mismo tipo que hasta ahora, mientras que entre esta cantidad y los 30.000 euros se reducirá progresivamente y desaparecerá a partir de esta última cantidad. Esta medida afectará a cerca de 23.000 contribuyentes. En este mismo impuesto, Bildu plantea implantar dos nuevos tramos con una tasa del 47% a las rentas que van desde los 120.000 euros hasta los 175.000 euros, y del 50% a partir de esta cantidad. Respecto a los planes de pensiones (EPSV), el Gobierno foral propone fijar el límite de la deducción en 5.000 euros, que a partir de los 52 años se puede incrementar en 1.000 euros por año hasta un máximo de 12.500. Además, la deducción por adquisición de vivienda habitual quedará establecida en un 15%.

Por último, Bildu recupera el impuesto de patrimonio tal y como estaba redactado con la intención de modificarlo en 2012. Con todo, Gipuzkoa espera ingresar 75 millones, 50 por las modificaciones en el IRPF y 25 por el de patrimonio. Una vez presentada la propuesta deberá ser tramitada en las Juntas, donde previsiblemente podría contar con el apoyo del PSE. "Puede haber acercamiento, no diferimos tanto", dijo Franco.

De otra parte, el grupo del PSE en San Sebastián y el equipo de gobierno de Bildu han alcanzado un acuerdo previo al pleno del día 26 que debatirá y aprobará las ordenanzas fiscales de 2012, basadas en unas tasas e impuestos "netamente sociales", indicó el delegado de Hacienda, Jabi Vitoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de octubre de 2011