Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El 'plan A'

Los recortes que imponen las políticas del control del déficit terminan ahogando el crecimiento. Un Estado que ahorra solo puede dejar de invertir. Un Estado que no invierte, destruye empleos directos e indirectos, rebaja los sueldos de los funcionarios, congela las pensiones, etcétera. En consecuencia, el ahorro del Estado implica, aparte de la degradación de los servicios públicos y del detrimento del bienestar de sus ciudadanos, una brusca disminución del consumo. Y en un país donde no se consume, la economía no puede crecer.

Es de sentido común, el mismo sentido que avala las últimas propuestas de Durão Barroso. Los bancos recapitalizados con dinero público recibieron ese capital junto con el compromiso de prestarlo a empresas y familias para reactivar la economía. Como, lejos de cumplirlo, se lo gastaron en deuda pública de países que en este momento tienen dificultades, lo justo es que pechen con las consecuencias, en lugar de pretender acaparar un fondo de rescate destinado a aliviar la situación de los ciudadanos de esos mismos países. En otras palabras, los que han creado esta crisis, deben pagarla.

Hasta aquí, bien. No hace falta ser economista para comprender esto. Lo que resulta incomprensible es que Merkel dejara caer, hace unos días, que la economía no crece porque a lo mejor la UE ha obligado a sus socios a recortar demasiado. Y que Durão Barroso haya esperado hasta anteayer para hablar de la tasa Tobin, y para proponer que se prohíba que los bancos rescatados paguen dividendos y rentas vitalicias a sus altos cargos. Porque, si ahora resulta que lo que hay que aplicar es el sentido común, ¿quién es el responsable de la dramática situación griega, del drama que se perfila en el horizonte de Irlanda y Portugal, del que planea sobre nuestras mediterráneas cabezas? Si este es el plan B, ¿cuál era el plan A?

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS