Atropellados dos vecinos de Masquefa tras descolgar una enseña española

Juan José García Mora, concejal de Força Masquefa en esta localidad de la Anoia, fue detenido ayer por atropellar presuntamente a dos vecinos que intentaban descolgar una bandera española que el concejal había colocado poco antes. De los dos agredidos, Xavier Manuel, exconcejal de Urbanismo, tuvo que ser ingresado en el hospital de Martorell con fracturas en la pierna, que requerirán intervención quirúrgica. El segundo salió ileso.

García Mora, conocido en el Ayuntamiento por su carácter conflictivo, colocó una bandera española en una baranda situada ante el Consistorio y dos vecinos intentaron descolgarla momentos después. Según la versión de la policía y de los testigos, el concejal, que se encontraba en el interior de su furgoneta, arrancó el vehículo, "se subió a la acera y los embistió de forma intencionada". Pero no sintiéndose satisfecho, el presunto agresor bajó del vehículo y cogió el palo de la bandera para intentar golpear a las víctimas. Varios testigos consiguieron reducir al concejal, que fue detenido por la policía y puesto a disposición policial. El Ayuntamiento celebró anoche un pleno extraordinario para condenar los hechos y anunció que inhabilitará el regidor porque "no es un representante digno Masquefa". El Consistorio también decidió presentarse como acusación particular contra García y pidió que la justicia actúe con "celeridad y contundencia".

Concejal conflictivo

El concejal de Força Masquefa, que durante el pasado mandato lo fue bajo las siglas del PP, es conocido en el Ayuntamiento por su carácter controvertido. García Mora ha sido denunciado en varias ocasiones, aseguró el Consistorio en un comunicado, "por sus reiterados insultos y amenazas" a otros concejales. Incluso fue expulsado en los tres últimos plenos. El alcalde, Xavier Boquete, atribuyó el incidente a la personalidad del concejal y no "a una cuestión de banderas".

Por otra parte, la Federación de Igualdad Ciudadana, una entidad que agrupa a personas de origen inmigrante, celebró ayer una concentración en Badalona para pedir que se acabe con las actitudes xenófobas y que no se culpe a los inmigrantes de la crisis. La entidad denunció que el Ayuntamiento les pedía 249 euros por la limpieza posterior al acto, donde participaron un centenar de personas, que, armadas con escobas, barrieron la plaza donde se realizó la protesta, informa Fermín Robles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción