Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de 23 años confiesa haber matado a un anciano

Un joven de 23 años ha sido detenido y ha confesado ser el autor de la muerte de Rodrigo Pérez, un agricultor viudo de 80 años de Alcalá de los Gazules. La víctima fue encontrada malherida el pasado fin de semana en el centro del pueblo con un fuerte golpe en la cabeza y falleció el domingo en el hospital. La Guardia Civil manejó dos hipótesis: que hubiese sido víctima de un robo o que hubiese sufrido algún tipo de accidente o dolencia que le hubiese hecho caer al suelo y golpear contra el suelo. La autopsia confirmó que las graves lesiones que presentaba en el cráneo habían sido provocadas, al menos, por otra persona, según publicó ayer Diario de Cádiz.

Los rastros de sangre y las pruebas recogidas en el escenario del crimen sirvieron para seguir tras el presunto autor de la muerte. En pocas horas la Guardia Civil pudo detener a un joven de la localidad que vivía a escasos metros del anciano. En su declaración reconoció ser el autor de la muerte aunque adujo que iba bebido y drogado y que, por tanto, no recuerda bien lo sucedido. El subdelegado del Gobierno, Francisco Calero, detalló ayer que el móvil del crimen fue económico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 2011