El agravamiento de la crisis

La alta inflación aleja la perspectiva de que el BCE rebaje tipos el jueves

Semana clave en Europa para afrontar la crisis. Tres asuntos sobre la mesa. A saber: el Banco Central Europeo (BCE) decide si rebaja o mantiene los tipos de interés con un margen muy estrecho tras el repunte de la inflación. Tras el susto; los cinco países que aún no han ratificado la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) se pronuncian; y, para cerrar la agenda. Y los ministros del euro debatirán hoy en Luxemburgo el impacto de las medidas de consolidación fiscal sobre el crecimiento. "La austeridad sin crecimiento lleva al impago", advierte una fuente comunitaria que participa en las deliberaciones de los representantes de los Gobiernos.

Pero donde más atención se va a concentrar estos días es en lo que decida el BCE el próximo jueves. La salida de la crisis se alarga y la atención de familias y empresas se centra en el precio del dinero. La presión para que el BCE bajara tipos -es decir, abaratara el dinero- había crecido en las últimas semanas. Sin embargo, la subida de la inflación hasta el 3% en la zona euro en septiembre recorta considerablemente el margen de maniobra de la entidad. El precio de la ropa y los costes de la energía han llevado al IPC de la zona euro a la cota más alta desde octubre de 2008.

"Hemos dicho que los riesgos sobre la inflación están equilibrados y los riesgos sobre el crecimiento están a la baja", había manifestado Erkki Liikanen, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, antes de conocerse el dato de inflación. En su opinión, la situación económica ha continuado deteriorándose desde la reunión anterior.

Liikanen subrayó que la próxima reunión de la entidad se desarrollará en Berlín -es uno de los dos Consejos anuales que se celebra fuera de Fráncfort- y recordó que fuera de la sede central de la entidad no se suelen tomar decisiones que modifiquen los tipos de interés. Además, la próxima reunión será la última que preside Trichet después de ocho años de mandato, que será sustituido por el actual gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi.

Trichet deja un balance extraordinario de su gestión. Ha logrado un registro de inflación mejor que el del Bundesbank en los años que le precedió en Alemania. La máxima del BCE de mantener la inflación "por debajo pero próxima al 2% en el medio plazo" se ha mantenido a rajatabla.

No será el único asunto sobre la mesa del Consejo del BCE. Los bancos prestarán especial atención a la reintroducción de medidas para conceder liquidez. "En el campo de la liquidez", precisó Liikanen, "la posición del BCE es muy clara, si los bancos tienen garantías nosotros les daremos liquidez". "Durante la crisis fuimos hacia operaciones cada vez más largas, primero tres meses, luego seis meses e incluso doce meses, y las prolongaremos. Esta es todavía nuestra caja de herramientas", añadió.

Por otra parte, los ministros del euro debatirán hoy el alcance de las medidas de austeridad que implican las exigencias de consolidación fiscal. Dos ejemplos. En Grecia, las recetas exigidas por la UE y el FMI están prolongando y agudizando la recesión. La caída de la actividad económica en más de un 5% para este año, superior al 3,5% previsto, plantea serias dudas. En el caso de Italia, con una deuda próxima al 120 %, la prolongación del estancamiento económico hacen inviable la sostenibilidad del sistema.

Otro punto caliente mañana estará en Bratislava, donde los partidos de la coalición del Gobierno de Eslovaquia decidirán si apoyan la ampliación del FEEF o si exigen alguna condición a cambio. Los otros países que quedan pendientes de ratificación, Chipre, Malta, Estonia y Holanda presentan menos problemas. La ampliación de las garantías del FEEF hasta 780.000 millones para que pueda disponer efectivamente de 440.000 millones debería dar confianza a los mercados.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS