Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CES avisa que sostener el Estado de bienestar exige gran sacrificio

El empleo se deterioró significativamente en 2010, según el órgano consultivo

El presidente del Comité Económico y Social (CES) de la Comunidad Valenciana, Rafael Cerdà, advirtió ayer de que la situación actual es delicada y "exige y va a exigir sacrificios" para poder mantener el actual Estado de bienestar.

Cerda, acompañado del resto de miembros del CES, presentó ayer la memoria de 2010 al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Un documento que arroja datos demoledores como que la tasa de paro se situó a finales del año pasado en el 23,3% de la población activa, lo que significó un incremento del 2,1% respecto al año anterior. Y ello pese a que el número de contratos anuales firmados se incrementó casi un 4,7%. Pero este aumento de contrataciones es engañoso, porque un 92% de las mismas fueron con carácter temporal o por servicios de obra. Dicho de otro modo, el aumento de las contrataciones -que no sirvió para evitar el incremento en el número de parados- fue por la entrada temporal de camareros y peones agrícolas en el mercado de trabajo.

Cerdá cree que el jefe del Consell sabe "las medidas que hay que tomar"

Las prestaciones sociales se mantuvieron en términos generales

La actividad económica en la Comunidad Valenciana registró el año 2010 una desaceleración que fue del 0,6%, frente a la caída del 4,4% registrada en el año 2009.

Cerdá, que el pasado mes de julio ya expresó su preocupación por el elevado número de desempleados y propuso garantizar en los presupuestos las ayudas a los parados de larga duración, aseguró ayer que el jefe del Consell "tiene un perfecto conocimiento de la situación y es consciente de las dificultades pero conoce las medidas necesarias que hay que tomar".

El responsable del CES admitió que la situación económica de la Comunidad Valenciana es equiparable a la de otras autonomías y afirmó que en materia de educación, sanidad y políticas sociales los valencianos no está por debajo de la media estatal "sino algunos puntos por encima".

Según el informe correspondiente a 2010, las listas de espera para ser operado en la Comunidad Valenciana alcanzan los 45 días de media. El CES indica, sin embargo, que casi 24.000 pacientes tuvieron que esperar hasta 90 días, casi 1.500 enfermos tuvieron que aguardar un retardo de hasta 180 días y que 763 esperaron todavía más. La mayoría de demoras se produjeron en traumatología, cirugía plástica y urología. En la memoria se señala que, según los datos presupuestarios facilitados, el gasto en sanidad fue prácticamente idéntico en 2010 que en 2009.

Respecto a la educación, la memoria -que incluye un buen número de datos estadísticos- refleja un descenso en el número de profesores de casi el 10%, ya que pasaron de ser unos 65.000 en el curso 2008-2009 a los 58.600 del curso 2009-2010.

Esta reducción en el número de docentes se produjo pese a que los alumnos crecieron en todos los tramos educativos, especialmente en formación profesional, con la excepción de la educación Secundaria obligatoria donde hubo un decremento del 2,6%.

La memoria del CES vuelve a llamar la atención, como en ejercicios anteriores, sobre el hecho de que más del 87% del alumnado extranjero se concentra en los centros educativos públicos.

Respecto a la financiación, el CES indica que el mayor incremento presupuestario de la Generalitat respecto al ejercicio anterior fue para la enseñanza universitaria, mientras que uno de los mayores recortes presupuestarios fue el de promoción y uso del valenciano.

La documentación entregada ayer por el Comité Económico y Social al presidente de la Generalitat también evidencia que la pensión media de los valencianos sigue estando por debajo de la media estatal (91,8%), aunque el diferencial se ha reducido en tres décimas respecto al año 2006.

Sobre las condiciones de vida, la memoria del CES recoge la información facilitada por Cáritas que advierte de un significativo incremento en el número de personas atendidas con riesgo de exclusión social.

En este contexto, el Comité Económico y Social explica en su memoria anual que el número total de solicitudes "activas" a finales de 2010 era de 104.546 frente a las 101.947 del ejercicio anterior. El número de solicitudes "activas" valoradas se situó en 103.056, cifra superior a la de 2009 en que se contó con 97.855 solicitudes de este tipo.

Fabra y la tijera de recortar gastos

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, advirtió ayer de que meterá la tijera "en todo lo que haga falta", tal y como han tenido que hacer las familias y las empresas para afrontar la crisis. Fabra matizó, sin embargo, que los recortes no afectarán a los gastos sociales.

Para el jefe del Consell, es necesario eliminar todas aquellas cosas que son superfluas y en ese contexto se presentará en los próximos días el plan con el que se pretende reducir el gasto anual en las empresas públicas en cerca de 400 millones de euros. Una cantidad que se sumará a los 1.800 millones de euros que está previsto dejar de gastar con el plan de ajuste puesto ya en marcha por el Gobierno valenciano.

"Hay que gastar lo que tenemos", prosiguió el presidente, "la situación se ha desbocado, hasta un punto inimaginable hace solo unos meses, y haremos los recortes que hace falta para que en un par de años la situación de la Comunidad Valenciana vuelva al reequilibrio".

Alberto Fabra, que ayer visitó al arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, aseguró en una entrevista en RNE que su pretensión es evitar que en la Generalitat se gaste más de lo que se ingresa, tal y como hacen las amas de casa.

Para Fabra, se ha pasado de la época en la que las distintas Administraciones actuaban como si fuesen los Reyes Magos a una etapa de recesión profunda que obliga a revisar el modelo de Estado desde la responsabilidad. El responsable de la Generalitat defendió la necesidad de acabar con las duplicidades en las Administraciones públicas y buscar acuerdos de complementariedad, lo que en su opinión debería terminar con el modelo de los últimos años que ha hecho que las comunidades autónomas actúen como si fuesen "miniestados".

Durante la entrevista, el presidente de la Generalitat se corresponsabilizó de la gestión heredada porque los resultados del PP de la Comunidad Valenciana han sido "magníficos". En este contexto, preguntado sobre la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, reclamó que se respete la presunción de inocencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 2011

Más información