Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los abogados advierten de la "insostenible" situación del turno de oficio

El Colegio de Abogados de Valencia advirtió ayer de que la situación del turno de oficio, que presta asistencia letrada a las personas sin capacidad económica que acuden a juicio, se encuentra al borde del colapso por los abultados retrasos de la Generalitat a la hora de financiar el sistema. La entidad indicó que el Consell solo ha pagado el 39,5% de los servicios prestados en el primer trimestre de 2011.

"Es una situación insostenible no solo para los colegios de abogados, que contribuyen con sus propios recursos al mantenimiento de este servicio en atención a los letrados que lo prestan y a los ciudadanos que lo reciben, sino para toda la sociedad valenciana en su conjunto, pues se vulnera un derecho básico recogido en la Constitución Española, que es el derecho a la justicia gratuita cuando se acredita insuficiencia de recursos para litigar", afirmó en un comunicado.

El turno de oficio arrastra problemas económicos desde hace años. El Colegio de Abogados de Valencia lo atribuyó ayer a la elaboración de "presupuestos poco realistas" en relación con los costes del servicio. "Lo que no es posible es intentar alargar un presupuesto que es manifiestamente insuficiente desde el punto de partida y que nos ha llevado a buscar soluciones alternativas", añadieron.

Negativa a los recortes

El colegio se mostró dispuestos a negociar con la Generalitat, pero "sin ceder en ningún caso ante la posibilidad de recortes" en su dotación. "Los políticos", agregó, "no pueden seguir considerando a la Justicia como algo accesorio o secundario y, menos aún, en los momentos que vivimos"; "es una cuestión de voluntad política y de prioridades".

El colegio recordó que el sector de la abogacía ha trasladado a la Consejería de Justicia opciones para garantizar la viabilidad del turno de oficio. Entre ellas, la implantación del expediente electrónico de justicia gratuita, "que implica un importante ahorro de costes de tiempo y dinero para el ciudadano y la Administración". Frente a anteriores insinuaciones del Gobierno valenciano de que el número de usuarios del servicio estaba hinchado, el colegio afirmó que revisa a conciencia las solicitudes que recibe "para asegurar que los beneficiaros son los que objetivamente lo necesitan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 2011