Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Aguirre 'oculta' parte de su sueldo con una partida opaca

Hace algo más de un año, en junio de 2010, Esperanza Aguirre anunció que su Gobierno se bajaría el sueldo de forma ejemplar para ahorrar ante la virulencia de la crisis. Ella, dijo, cobraría un 15% menos y sus consejeros, un 10%. Los periodistas buscaron el Presupuesto y contaron que, tras el recorte, la presidenta pasaría de cobrar 105.800 euros brutos anuales a 90.000; y los consejeros, de 97.400 euros a unos 88.000.

La Consejería de Hacienda afirma ahora, sin embargo, que los consejeros del Gobierno cobraron el año pasado 105.317 euros. La diferencia se explica, según un portavoz, por la existencia de un "complemento". Un complemento que la Comunidad no había mencionado antes.

La presidenta también lo cobra y, por tanto, su sueldo real es más alto que el conocido hasta ahora, aunque la consejería no ha querido facilitarlo. El complemento existe desde 2008. No es ilegal, ni hace que los altos cargos regionales cobren más de lo que legalmente deberían cobrar, pero sí hace que su sueldo sea oficialmente -es decir, ante la opinión pública- más bajo de lo que es en realidad.

En la declaración de bienes del exconsejero madrileño y hoy senador Francisco Granados figuraban unos ingresos de 111.999 euros. La cifra no cuadraba con su sueldo de consejero de 97.376 euros y mucho menos con los 92.000 que debería haber cobrado tras la rebaja. Un portavoz explicó que Granados había cobrado en realidad 105.317, como todos los consejeros tras la bajada. La diferencia entre el sueldo oficial de 97.376 euros y los 105.317 se debe a "un complemento que figura en otra parte del Presupuesto".

Sueldos de Estado

El Gobierno asegura que se ha limitado a aplicar una ley de 2000 que homologa sus retribuciones con las de la Administración central. Esa ley dice que el presidente madrileño debe cobrar lo mismo que un secretario de Estado; y los consejeros, un 8% menos. Los secretarios de Estado cobran parte de su sueldo en forma de complemento; y aunque la ley no obliga a la comunidad de Madrid a hacer lo mismo, tampoco se lo impide. Así, Aguirre creó en 2008 el complemento, y el sueldo quedó dividido en dos partes. Solo una aparece en la casilla de retribuciones del Presupuesto. Ese año, el complemento de los secretarios de Estado subió cerca de un 14%. El sueldo de la presidenta apareció congelado, pero en realidad estaba despiezado, con una parte convertida en complemento. Así se ha mantenido desde entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2011