La morosidad de julio llega al nivel de 1995 al alcanzar el 7%

Los impagos de los promotores alcanzan el 17,8% y los de la construcción, el 14,6%, sin incluir los datos de la CAM

Pasado junio, sube la morosidad. Siempre ocurre lo mismo: cuando cierran un trimestre, las entidades contienen la cifra de morosidad. Después, la ajustan a la realidad. Ha pasado del 6,69% de junio al 6,94% de julio. Y eso sin incluir las terribles cifras de impagados de la CAM, cuya tasa es del 19%. Según fuentes del sector, una vez que se incorporen los datos de la entidad alicantina, conocidos en septiembre, la media crecerá de manera importante. Por el momento, la tasa española supera a la de Brasil.

"El ratio de mora no puede dejar de subir, tiene que seguir haciéndolo sin parar porque la economía continúa su caída. Los promotores, constructores y pymes siguen engordando la lista de impagados. No se atisba una mejoría a corto plazo y menos si la Administración sigue siendo uno de los peores pagadores", comenta un ejecutivo del sector, sin ocultar su preocupación. Los números ratifican sus palabras: la morosidad de los promotores alcanza el 17,8% hasta junio, con 54.889 millones de agujero. El préstamo vivo de este sector es de poco más de 300.000 millones, cifra similar a la que de 2007. La diferencia es que en aquel año las facturas sin cobrar sumaban 1.600 millones. Es decir, en cuatro años la morosidad de los promotores se ha multiplicado por 34.

Los impagados entre los constructores han subido al 14,6% de media. Nada que ver con la industria, que está en el 4,8%. Y mejor aun es la situación de las hipotecas de particulares: la morosidad es del 2,38%. En este capítulo no se esperan grandes subidas porque los problemas de los préstamos más abultados, los de 2005 a 2007, ya están registrados como morosos.

Los 124.716 millones de euros de impagados del sector suponen el 6,94%, la misma tasa que en febrero de 1995. Sin embargo, en aquellos momentos los morosos ascendían a 23.850 millones, 5,4 veces menos que ahora. También es cierto que los créditos en 1995 eran 264.082 millones y ahora son 1,79 billones, 6,8 veces más. Esta cifra de préstamos totales supone un retroceso hasta el nivel de 2007, prueba de que la economía española se está desendeudando, como corresponde hacer tras años de dinero fácil. La morosidad de los establecimientos financieros, que no pueden captar depósitos, es del 9%. Para hacer frente a la creciente morosidad, el sector ha provisionado 72.110 millones. En el último año han subido en 11.274 millones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS