Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de enseñanza y la Junta cargan contra Rajoy

Educación asegura que los docentes andaluces tienen 18 horas lectivas, frente a las 20 que impone Madrid

El sistema educativo se ha convertido en uno de los principales campos de batalla electoral. Los dos partidos mayoritarios se lanzan acusaciones y enfangan las políticas emprendidas en las comunidades autónomas que gobiernan sus rivales. Ayer fue Mariano Rajoy, candidato del PP en las elecciones del 20N, el que entró de lleno en la polémica al equiparar el aumento de horas lectivas que ha impuesto a los profesores de la enseñanza pública el Gobierno del PP de la Comunidad de Madrid con la situación de las plantillas docentes en Andalucía, gobernada por el PSOE.

Rajoy, en una entrevista en la Ser, dijo que le parece "injusto" que se critique el incremento de horas lectivas en Madrid (de 18 a 20) cuando "una ley andaluza, aprobada por la Junta de Andalucía, habla de que se pueden poner hasta 21 horas". Según Rajoy, "en muchísimas zonas de Andalucía" ya se están dando 20 horas de clase a la semana.

La Consejería de Educación andaluza, el PSOE regional y los sindicatos CSIF, CC OO y UGT desmintieron ayer esta equiparación hecha por Rajoy para defender a su compañera Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

La norma que regula el horario de los funcionarios docentes en Andalucía y el resto de comunidades data de 1987. Los profesores de instituto, como el resto de funcionarios, tienen una jornada semanal de 37,5 horas. De esas, 30 son de obligada dedicación a su centro. Como horario lectivo -el tiempo que dedican a dar clase- la norma fija un mínimo de 18 horas, "pudiendo llegar excepcionalmente a 21, si la distribución horaria del centro lo exige". Esas 18 horas han sido la referencia que se ha utilizado en los últimos años para calcular las plantillas docentes de cada centro. El problema ha surgido cuando Madrid -y otras regiones en manos del PP- ha propuesto utilizar para calcular el personal de cada instituto 20 horas, en vez de las 18 que se empleaban hasta ahora.

El problema no reside tanto en el aumento de horas que pueda recaer en cada docente, sino en el recorte de plantilla que se produce en cada centro. CC OO estima que ese aumento de dos horas supone un 10% menos de profesores en los institutos.

Como, de momento, ningún Gobierno está dispuesto a asumir el despido de profesores funcionarios, los más perjudicados con esta medida son los docentes interinos, cuya contratación se reduce con el incremento de 20 horas. Los interinos no disponen de plaza fija, pero son necesarios porque se encargan de cubrir las bajas de los docentes que se generan en el sistema cada año. Como las oposiciones se celebran cada dos años en función del cuerpo del que se trate (un año hay oferta pública para maestros de colegio y al siguiente para profesores de instituto) son necesarios para suplir las vacantes si no se quiere recortar la plantilla docente.

El consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, sostuvo ayer que la comparación entre Madrid y Andalucía que hizo Rajoy es "rotundamente falsa". En su opinión, demuestra un "desconocimiento absoluto y un desprecio a Andalucía". Álvarez de la Chica, quien dijo que en la comunidad se siguen utilizando las 18 horas lectivas para calcular las plantillas, retó al presidente del PP a que pregunte por este asunto a los sindicatos, representantes de los directores y las familias.

Francisco Hidalgo, José Blanco y Juan Carlos Hidalgo, los máximos responsables de la sección de enseñanza de los sindicatos CSIF, CC OO y UGT respectivamente, negaron también que Andalucía haya aumentado el número de horas lectivas a la hora de configurar las plantillas. El más duro con Rajoy fue el sindicato CC OO. El secretario regional de la federación de enseñanza sostuvo que Rajoy está "mintiendo sobre la realidad" de Andalucía para "distraer las acusaciones que se hacen al Gobierno de la Comunidad de Madrid". Según José Blanco, es "imperdonable" y "desvela mucho de sus intenciones" que "quien aspira a gobernar en un futuro el conjunto del país se exprese con tamaña ligereza y no recabe información sino que hable de oídas". CC OO acusó al PP de "torpedear a la enseñanza pública para que acabe naufragando, de bloquear el derecho y las expectativas de todos los ciudadanos a acceder a una educación en igualdad, en calidad para todos, en solidaridad con los menos favorecidos".

Por su parte, el responsable del sector educativo de UGT, Juan Carlos Hidalgo, también insistió en que "no es cierto lo que están diciendo el señor Rajoy y Arenas". "En Andalucía no se esté haciendo como regla general la excepción". Hidalgo se refería a que, puntualmente, algunos profesores pueden tener más de 18 horas de clase. Pero se trata de una excepción en función de las necesidades de cada centro. "Las plantillas se diseñan con 18 horas", insistió Francisco Hidalgo, presidente regional del sector de la enseñanza de CSIF, quien reconoció que sí se pueden producir "situaciones concretas" en las que algún docente tiene más horas. "Pero si un profesor tiene 20 es porque otro tiene 16", puntualiza la Consejería de Educación.

Las plantillas

- Los profesores de instituto, como el resto de funcionarios, deben trabajar 37,5 horas a la semana. Está establecido desde 1987 que 30 horas deben de ser de dedicación directa al centro. Un mínimo de 18 horas deben dedicarlas a clase, "pudiendo llegar de excepcionalmente a 21, si la distribución horaria del centro lo exige".

- Hasta ahora, esas 18 horas de clase semanal por cada profesor era el criterio que se empleaba para calcular la plantilla de cada centro educativo. La Comunidad de Madrid lo ha subido a 20 horas por docente, con lo que se han contratado menos profesores.

- La Consejería de Educación y los sindicatos CSIF, CC OO y UGT afirmaron ayer que en Andalucía este curso se han vuelto a utilizar las 18 horas semanales para calcular el número de profesores por cada centro.

Problemas interinos

Pese a que los sindicatos mayoritarios han cerrado filas con la Consejería de Educación a la hora de defender el esfuerzo de la Junta por mantener la plantilla al inicio del curso, lo cierto es que las clases han comenzado con algunas protestas. Cuatro de los cinco sindicatos con representación en la mesa sectorial (ANPE, CSIF, CC OO y Ustea) llevan semanas criticando el nuevo modelo de acceso a la bolsa docente, que ha cambiado tras la aprobación del decreto 302. Hasta ahora, los interinos tenían ventajas a la hora de ser contratados al inicio de cada curso. Sin embargo, Educación -con el único apoyo sindical de UGT- decidió cambiar el modelo, que afecta a los interinos que entraron a trabajar después de julio de 2010. Hasta ahora, la prioridad era el tiempo de servicio. Pero el decreto establece un nuevo baremo que tiene en cuenta la nota de la oposición, la experiencia y la formación. Esto ha provocado que entre 300 y 500 personas que con el anterior baremo hubieran sido contratadas de nuevo no lo hayan conseguido este curso. Esto no significa que se haya recortado la plantilla, ya que esas plazas las han ocupado otras personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de septiembre de 2011

Más información