Reportaje:bolsa

Cambio de humor en el mercado

La Bolsa rebota y obtiene una ganancia semanal del 6%

Prueba de que el mercado no sabe a qué atenerse es que no se han despejado ninguna de las incertidumbres que venían lastrando las Bolsas (dudas sobre el crecimiento económico en EE UU y crisis de deuda en la zona euro) y a pesar de ello el Ibex 35 logró subir un 6% acumulado en cinco sesiones, su mayor alza semanal desde julio pasado.

¿Qué ha ocurrido para justificar semejante movimiento? La novedad más destacada es que los principales bancos centrales del mundo -EE UU, Japón, Reino Unido y Suiza- anunciaron el jueves pasado una acción concertada para inyectar liquidez en dólares, con el objetivo de aliviar los problemas para obtener dinero de los bancos. Además, la canciller alemana Angela Merkel, aseguró que no se contempla una zona euro sin Grecia y Bruselas mandó un mensaje de cierto apoyo a la creación en un futuro de eurobonos. Los inversores decidieron esta semana que estos factores positivos pesaran más en la balanza de sus decisiones que los problemas que todavía persisten.

En este contexto, el índice selectivo español recobró el nivel de los 8.000 enteros para cerrar la semana en 8.388 puntos. Este rebote permite al Ibex enjuagar parte de las pérdidas acumuladas para dejar las caídas anuales en el 15%. Los bancos son, para bien y para mal, los catalizadores del mercado en esta crisis. Esta vez ha tocado cara y estas acciones han tirado hacia arriba de la Bolsa. BBVA se apuntó una revalorización del 9,5%, Bankinter ganó un 7,79% y Banco Santander, un 7,19%. Entre las pocas caídas dentro del Ibex destacaron las sufridas por Grifols e Indra, superiores en ambos casos al 3%.

El cambio de humor del mercado también se notó en los activos de renta fija. En concreto, la semana dejó un menor diferencial con respecto a la deuda española. La prima de riesgo -rentabilidad extra que se le exige al bono español frente al alemán- se situó el viernes en 342 puntos básicos tras haberse acercado el martes de nuevo a la fatídica cifra de los 400 puntos.

La semana también fue positiva para el euro. La intervención conjunta de los bancos cetrales le sentó muy bien a la moneda europea, que se situó el viernes en 1,37 dólares por euro, tras llegar a tocar el lunes un tipo de cambio de 1,35 dólares.

Durante la próxima semana será clave la reunión de mercados abiertos de la Reserva Federal estadounidense los próximos días 21 y 22 de septiembre. De dicha reunión se espera que salga algún tipo de medida monetaria expansiva, que pudiera constituir un sucedáneo de QE3 (quantitative easing o expansión monetaria cuantitativa). Si se cumple el guión, la decisión del organismo que preside Ben Bernanke podría sostener el rebote experimentado en las últimas sesiones por los activos de riesgo, principalmente las Bolsas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de septiembre de 2011.

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50