Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GALLEGOS EN LA ESCALERA | Retratos de Xurxo Lobato

Yolanda Castaño, el rostro de la poesía

Probablemente todos los poetas -y muchos que no cargan con esa etiqueta- escriben versos antes de llegar al instituto. La diferencia es que en ese momento Yolanda ya destaca, lo que la convierte en plena adolescencia en una poeta premiada y reconocible. A lo último, ayuda la contundencia de su estudiada imagen.

Así que desde muy pronto es diferente, por contraposición a indiferente. Inevitablemente suscita interés y opiniones escasas de mesura. Pertenece al grupo de personas de las que la gente se forma opinión sin apenas conocerlas. Aunque hay algo en lo que detractores y admiradores entregados deben coincidir: su incapacidad para la inacción.

Su fijación por acercar la poesía a la gente y de llevarla a nuevos ámbitos la ha empujado a cantar sus poemas, realizar videocreaciones, dirigir la revista Valdeleite, editar la obra reunida de Farruco Sesto, llevar propuestas a las instituciones para montar ciclos de recitales poéticos como Poetas di(n)versos... Estos datos conforman un argumento incontestable para aquellos que pretenden reducirla a un llamativo envoltorio. Quizá una de las motivaciónes para esta intensa actividad sea alcanzar una meta que ella misma ha confesado en uno de sus textos: "Desmantelar a golpe de deslumbramientos esa aciaga militancia de una yolanda emigrante de mi misma". Tanto esfuerzo no siempre doblega el dicho de que una imagen vale más que mil palabras, aunque estas palabras compongan un buen texto.

Pero si alguien puede vencer los prejuicios o al menos no desfallecer en el intento es ella. Imposible imaginarla anclada a una mesa de mármol de un café para creativos. Más bien en la cafetería del instituto de Melide antes de un encuentro con los alumnos, tras regresar de un recital en Tokio con sus compañeros de Tender a man, grupo que fusiona música, poesía y danza actual.

En cuanto a premios, además de los que ya le presuponen -los literarios: Espiral Maior, Fernandez del Riego, Premio de la Crítica..., me gusta destacar que la Academia do Audiovisual le otorgó en una de sus ediciones el de mejor comunicador de tv. Merecido, dada su capacidad para transmitir traspasando el televisor.

Esta cualidad es la que le ha permitido desempeñar actividades como la gerencia de la galería Sargadelos en A Coruña o la secretaría de la Asociación de Escritores en Lingua Galega. También hace que ella tenga muy pronto noticias de los artistas emergentes. Siempre dispuesta a que los demás se interesen por obras con pocas posibilidades de difusión. La fuerza de la tele consigue que te vean más, pero en el caso de Yolanda no acota el espectro de proyecciones que la gente recibe. Al contrario. Prueba de ello es la existencia de ese grupo convencido de que Yolanda ha comenzado a escribir para aprovecharse del éxito televisivo. ¿Y ahora qué toca? Pasar escribiendo en entornos propicios e inspiradores: el centro Internacional de Escritores e Tradutores da Illa de Rodas y en Villa Waldberta, una institución para artistas de todo el mundo a las afueras de Münich.

Yolanda, como confiesa en su Libro da egoísta, no quiere aprender a llegar, sino aprender a salir.

Peldaños

- 1977. Nace en Santiago.

- 1995. Publica su primer libro, premio Bouza Brey.

- 1998. Recibe el Premio de la Crítica Española.

- 2001. Responsable de la Asociación de Escritores en Lingua Galega.

- 2002. Comienza su programa Mercuria en TVE-Galicia, por el que recibe el Mestre Mateo á Mellor Comunicador/a de TV.

- 2006. Experta en la versión gallega de Cifras e Letras, donde resuelve casi 10.000 pruebas en cinco anos.

- 2009. La edición bilingüe gallego-castellano de Profundidade de campo es galardonado con Ojo Crítico, premio al mejor poemario de un autor joven en España. Los críticos lo eligen uno de los cinco mejores libros de 2009 en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de septiembre de 2011

Más información