Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguilera pide a los agricultores que se asocien para lograr ayudas

La mitad de los afectados por el 'E.Coli' no está agrupado

La consejera de Agricultura, Clara Aguilera, hizo ayer un llamamiento a los agricultores para que se agrupen y puedan así beneficiarse de las ayudas que se gestionan a través de las organizaciones de productores de frutas y hortalizas (OPFHs), en la que no están representados todos los pequeños empresarios agrícolas. De hecho, la cifra de no asociados es extensa. Esta circunstancia ha quedado de manifiesto recientemente con la denominada crisis del pepino, la alerta sanitaria europea decretada en mayo tras el brote de E.Coli en Alemania y de la que se culpó falsamente a los productos hortofrutícolas de Almería.

El 50% de los damnificados por esta falsa alerta que recibirán indemnización económica de la Unión Europea no pertenece a ninguna OPFH, un inconveniente con el que ha tenido que lidiar la Administración autonómica, ya que las ayudas iban destinadas a productores vinculados a este tipo de organizaciones aunque, finalmente, se amplió al resto.

"Los agricultores tienen que unirse a asociaciones de agricultores para que tengan derecho a indemnizaciones y ayudas", insistió la consejera en Almería, donde hizo entrega en mano de 72 resoluciones de ayudas por un importe superior a los dos millones de euros, de las que 64 corresponden a productores individuales -más de 750.000 euros-, y ocho a OPFHs, más de 1,5 millones de euros.

En total, Almería, la provincia más perjudicada por esa crisis al ser la mayor productora de pepino del país, recibirá 47 millones de euros de los 58 millones que corresponden a Andalucía (71 para toda España).

La crisis del pepino tuvo, además, graves consecuencias en la comercialización de otras frutas y hortalizas básicas en la producción almeriense, como son el tomate, el calabacín, el pimiento, la berenjena, la sandía o el melón. La reducción de las exportaciones y del consumo nacional de productos hortofrutícolas, unido a una drástica reducción de su precio, ha condicionado el cierre de campaña, que ha sido "especialmente" malo, como reconoció ayer la consejera. Apuntó que, en general, el año se ha tenido de oscuro por otro motivo: la caída de los precios medios en torno al 11%.

En este sentido, Clara Aguilera aprovechó para pedir que la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) establezca el control de los márgenes comerciales de la distribución en situaciones de crisis de los precios en origen de los productos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2011