Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta asegura que el PP pretende "demoler" la educación pública

Los socialistas alertan de la "involución" de las medidas de Aguirre y Cospedal

Los recortes en educación anunciados en algunas comunidades autónomas gobernadas por el PP se han convertido en el referente que van usar los socialistas andaluces para explicar lo que su partido nunca haría y nunca va hacer. Si el jueves fue el mismo presidente de la Junta, José Antonio Griñán, quien colocó a la enseñanza como prioridad de los presupuestos de 2012, ayer el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, quien arremetió contra las medidas de ajuste de los populares en esta materia.

"No son recortes, son una guadaña que suponen una involución de décadas y van frontalmente a demoler a la educación pública", sostuvo De la Chica, tras presentar una guía sobre derechos y obligaciones de los padres. El consejero se preguntó por qué las medidas del PP no afectan a la educación privada ni a la concertada, y añadió que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), "ha faltado al respeto a los profesores diciéndoles que trabajan poco y son unos privilegiados".

De la Chica denuncia que el PP no ha tocado los centros privados

El consejero reiteró que es una "falsedad" que los profesores trabajen poco porque aseguró que, además de las 35 horas que están en los centros para dar clases, atender a los padres, reunirse con el resto de docentes y corregir exámenes, también trabajan en sus casas.

También criticó que el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, afirmara el año pasado que quería aumentar el presupuesto de educación hasta el 20%, y este año, sin embargo, dice que copiará el plan manchego de medidas restrictivas de educación. Aumentar las horas lectivas semanales de los profesores de 18 a 20, como propone Aguirre, implicaría un 11 % más de dedicación de los docentes y en Andalucía supondría la reducción de 4.580 profesores de secundaria de los 41.640 que hay en la comunidad.

Álvarez de la Chica abrió el siguiente interrogante: "¿Con menos profesores crece la calidad del sistema educativo?". Y puso en cuestión a renglón seguido el motivo por el que se traslada esa imagen de los profesores de centros públicos, y no a los docentes de centros privados.

Después de subrayar la importancia y dificultad de la labor de los profesores, De la Chica dijo que los dirigentes del PP están tomando medidas sobre profesores de centros públicos en los que "no confían", lo que considera "muy grave y muy serio". "Aquí no se está haciendo un debate para mejorar la educación, sino para gastar menos dinero", agregó.

Las medidas propuestas por el PP supondrían un ahorro de 80 millones de euros en presupuestos de comunidades que son de billones de euros. "La educación merece más respeto de lo que estamos viendo estos días porque "no se puede tomar como una subasta ni se pueden ver los resultados a corto plazo", comentó el consejero. En Andalucía no se prevé aumentar las horas lectivas de los profesores ni se van a reducir los 2.500 docentes de apoyo que hay desde el año pasado.

Las medidas de ajuste de la presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal -que pretende ahorrar un 20% del presupuesto, lo que, según el PSOE, destruirá 1.500 empleos-, también provocaron la reacción de la presidenta del PSOE andaluz, Rosa Torres, y el coordinador de IU, Diego Valderas. Mientras la primera señaló que el PP está "enseñando la patita de los recortes" que hará en Andalucía, el izquierdista dijo: "La dieta Cospedal lleva a la anorexia a los ayuntamientos, a las autonomías y a las familias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2011