Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cangas y Moaña se quedan sin agua corriente

La rotura del emisario submarino impide abastecer a Moaña y Cangas

En Lugo serán 12 horas de sequía, pero el restablecimiento del suministro de agua a Cangas y Moaña desde Vigo podría demorarse dos días, según las previsiones que se hacían ayer. En el primer caso se debe a una operación necesaria -un by pass entre tuberías- dentro de las obras de remozamiento de la red de abastecimiento; el segundo, debido a la rotura del emisario que suministra al Morrazo, se acompaña de mutuas descalificaciones y atribución de responsabilidades entre el PP y Abel Caballero, alcalde vigués.

Muchos hosteleros de Lugo hacían acopio de agua ayer ante el corte anunciado por el Ayuntamiento, desde las once y media hasta las ocho de la mañana de hoy. El concejal de Medio Ambiente, Lino González, aventuraba que el suministro podría restablecerse incluso antes "si las cosas van bien". Más cien locales de ocio nocturno se habrán resentido de la carencia y "menos mal que no se da en fin de semana", resopla aliviado el presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, Cheché Real.

En Vigo el PP y Caballero se culpan mútuamente por el "grave problema"

El principal "estrago" en los bares nocturnos se visualizará, anticipa Real, en los "baños". "Ese sí es un problema importante", augura, apuntando a la movida universitaria de los jueves. El corte, según él, haría menos daño en los primeros días de la semana. El concejal responsable del servicio esgrime, por su parte, que se decidió cortar en las horas citadas "porque el consumo baja mucho por la noche". "A primeras horas de la mañana esperamos recuperar la normalidad", añade Lino González.

La situación es más complicada en la ría de Vigo, donde técnicos de la concesionaria Aqualia comenzaron ayer los trabajos para reponer unos 12 metros del emisario que abastece a Cangas y Moaña. El concejal de Fomento, David Regades, señaló que es la primera vez que se realizan unos trabajos de esas características en el emisario submarino, por lo que evitó precisar cuánto tiempo puede durar la reparación y, por tanto, la duración del corte en el suministro. Ambos municipios -que suman más de 45.000 habitantes, sin contar veraneantes- deberán abastecerse de sus propios depósitos, aunque Regades reconoció que los mismos sólo tienen capacidad para suministrar agua durante unas "cuatro ó cinco horas".

Los regidores de las dos villas del Morrazo, ambos del PP, así como la delegada de la Xunta en Vigo, Lucía Molares, culpan al alcalde vigués, Abel Caballero, del problema. Hace unos meses Caballero paralizó las obras de un nuevo trazado del emisario porque la Xunta, que es la Administración responsable, se negó a reponer el estado de las calles tras tender las tuberías. De hecho, según precisó a Europa Press el presidente de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, el nuevo emisario submarino está terminado, salvo el tramo que discurre por la ciudad de Vigo. La Xunta, según Menéndez, "sigue esperando" a que el Ayuntamiento conceda el permiso para conectar la nueva tubería con el antiguo trazado en la zona de A Lagoa, para hacer un by pass y garantizar así el suministro al Morrazo.

Tanto la situación de Moaña como la de Cangas es "muy grave", según José Fervenza, regidor de la primera de las localidades, que culpa directamente a Caballero del retraso en la obra. En Moaña, el depósito de abastecimiento solo contenía ayer un 28% de su capacidad, dijo Fervenza, que dictó un bando para fijar diversas restricciones, como la supresión de baldeos. El regidor moañés recordó que los municipios del Morrazo ya habían alertado de las consecuencias que tendría la paralización de las obras ordenada por Caballero.

David Regades remitió a los alcaldes de las dos villas a que "pidan explicaciones a la Xunta" por el retraso en la puesta en marcha de la nueva conducción, ya que Caballero está "dando todas las facilidades del mundo". El alcalde vigués, según Regades, instó a la Xunta a construir un nuevo emisario submarino y a no tocar la conducción por tierra, que "está en perfecto estado". No habría problema si la obra se hubiera hecho, añade, acusando a los alcaldes del Morrazo y a la delegada de la Xunta de mentir por inculpar a Caballero. "Una vez más, el PP no cumple con sus obligaciones", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de septiembre de 2011