Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Primera jornada de Liga

Abran paso a Coentrão

La extraña lesión de Sahin, la baja de Khedira y la exclusión de Granero propician la titularidad en Zaragoza del fichaje más caro del Madrid

Los médicos le advirtieron de que, si ponía a Nuri Sahin a entrenarse con normalidad, con el resto de los jugadores, su lesión se agravaría. Todos lo vieron claro en Valdebebas. Los fisioterapeutas, los recuperadores que trabajan con el futbolista alemán e incluso los compañeros que lo contemplaron haciendo ejercicios de recuperación. Según fuentes del club, todos entendieron que Sahin no había sanado completamente de su esguince de rodilla y que necesitaba reforzar la pierna en el gimnasio. Todos lo vieron así menos el entrenador, José Mourinho, que el lunes pasado decidió acelerar los plazos. El técnico puso a Sahin a entrenarse como si su rodilla izquierda estuviera fuerte, tonificada, lista para las torsiones, los giros y los traumatismos inherentes a la práctica normal del fútbol. Los compañeros le vieron sufrir. Vieron que hacía gestos de dolor. Que cojeaba. Los médicos le advirtieron a Mourinho de que por ese camino su lesión se agravaría. No hubo caso. El martes, Sahin volvió a entrenarse con el equipo. Más cojo que el lunes. Y luego desapareció. Ya no le vieron con el grupo. Ayer Mourinho ofreció una conferencia de prensa en la que anunció que Sahin está inhabilitado para empezar la Liga en La Romareda contra el Zaragoza, que sufre "otra lesión" y que su lugar lo ocupará Fabio Coentrão.

Mourinho: "Puede jugar de todo salvo de lateral derecho, central y delantero centro

"No es una recaída", explicó Mourinho ante la pregunta sobre el futbolista alemán. "Es otra lesión", apuntó; "pero no está. No está para jugar. No puedo ser mucho más específico o no quiero ser mucho más específico. Es cosa del departamento médico. Pero ya no estaba para jugar en Zaragoza. No se trata de una situación nueva".

El técnico asegura que Sahin no sufre una recaída, que lo suyo es una dolencia distinta. Los partes oficiales del club le contradicen. El 13 de julio, el primer día de la pretemporada en Estados Unidos, después de que el centrocampista abandonase el entrenamiento, el parte médico anunció que sufría un esguince de grado uno en eel ligamento lateral interno de la rodilla izquierda y que se recuperaría en un máximo de tres semanas. Ayer, el parte médico informó que Sahin tiene un esguince de grado dos en el mismo ligamento. La misma patología, solo que agravada.

Sahin es uno de esos centrocampistas ligeros, con buen toque, capaces de echar una mano en todos los frentes y, sobre todo, con criterio para la organización. Asociado a Xabi Alonso, a sus 23 años estaba llamado a dar mayor continuidad al juego del Madrid. Sus datos estadísticos en la Bundesliga en las últimas tres campañas, desde 2008, no refleja bajas significativas: 1.630, 2.902 y 2.593 minutos en 25, 33 y 30 partidos respectivamente. Ahora, sin embargo, no podrá comenzar la Liga. Khedira, su sustituto natural, tampoco viajará a Zaragoza, aquejado de una sobrecarga muscular, según el parte médico. Granero, el otro centrocampista de la plantilla, fue descartado por Mourinho por "decisión técnica", según el departamento de Comunicación del club.

El camino se allana para que Coentrão, el fichaje blanco más caro del curso -30 millones de euros que le sitúan en el puesto 12º en la lista de contrataciones más elevadas en la historia del Madrid- debute en la Liga como centrocampista. Por condiciones, Coentrão es carrilero zurdo, pero Mourinho no le ha encontrado un hueco en esa zona del campo. En el lateral se le interpone Marcelo, probablemente el mejor alero izquierdo del mundo. En el extremo le tapa Cristiano. El atacante portugués ha dicho a Mourinho que él no quiere jugar por la derecha. Le avala su récord de 53 goles en 54 partidos la temporada pasada. En cuanto a Marcelo, su suplencia en el Camp Nou, durante la Supercopa, le inspiró tal contrariedad que, mientras estuvo sentado en el banquillo, no dejó de manifestar su malestar. Dicen que habló lo suficientemente alto para que le escuchara el entrenador. Fue una advertencia: Marcelo no aceptará un papel secundario.

"Fabio va a jugar en el centro del campo con Xabi", dijo ayer Mourinho; "él puede jugar en todas las posiciones. Le voy a poner en todos los puestos, menos de lateral derecho, de central y de delantero centro... Me gusta más Fabio en la banda. Es su posición. Pero, de momento, es en el medio donde tiene que jugar. No tenemos otro... Además, lo hace bien incluso ahí porque es un jugador que hasta cuando no juega muy bien tiene un tipo de mentalidad y de actitud que siempre hace cosas positivas para el equipo".

Coentrão vuelve a La Romareda después de que en 2008 estuviese cedido media temporada por el Benfica al Zaragoza. Solo jgó siete minutos en la Segunda División porque no convencía a Marcelino, su entrenador. Ahora Mourinho no necesita que le convenzan. Coentrão, cuyo agente, Jorge Mendes, es amigo y representante del propio entrenador, fue reclamado como el fichaje estratégico del verano. La pieza que, a juicio del técnico, dará al Madrid el toque de excelencia que necesita para que su juego evolucione. Alguien demasiado importante para sentarse en el banquillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de agosto de 2011