Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Motor

Los eléctricos aprueban en seguridad

Los modelos con baterías ofrecen la misma protección que los convencionales - El Nissan Leaf es el primer eléctrico que supera con nota las pruebas de choque del laboratorio Euro NCAP

Las simulaciones de accidente del laboratorio europeo NCAP vuelven a confirmar que los automóviles eléctricos no implican riesgos añadidos y que protegen igual que los normales. El pequeño Mitsubishi i-MIEV (3,47 metros de largo) fue el primer modelo con baterías que pasó las pruebas de choque de este organismo independiente. Y demostró que las pilas y el sistema eléctrico de alto voltaje no mermaban la seguridad durante el choque ni suponían tampoco un peligro para los bomberos y el personal médico, que podían operar en el coche tras el accidente para ayudar a los ocupantes sin riesgo de descargas. Obtuvo una puntuación de cuatro estrellas, como la mayoría de modelos de su tamaño.

El Nissan Leaf, por su parte, un familiar compacto de 4,45 metros, ha superado también las pruebas de choque y es el primer coche eléctrico que obtiene las cinco estrellas, la máxima calificación que otorga Euro NCAP.

Aparte de que sus componentes eléctricos no alteran la seguridad, sus superiores dimensiones permiten integrar zonas de deformación más amplias en la carrocería, que se ocupan de absorber la energía del impacto para que no afecte a los ocupantes.

La estructura del Leaf digirió sin problemas la colisión frontal a 64 km/h, y los airbags y cinturones mantuvieron sujetos y a salvo al conductor y copiloto. Solo la consola central y la columna de dirección, que por su dureza pueden resultar agresivas para las piernas del conductor (como pasa en muchos otros modelos), introdujeron un factor de riesgo que limitó su nota al 89% de los puntos (sobre un 100% posible). El eléctrico de Nissan superó también el choque lateral a 50 km/h e, incluso, el lateral contra un poste, que se realiza a 29 km/h, simula golpes de lado contra árboles y farolas y es una prueba especialmente dura.

Según Euro NCAP, la integridad física de los ocupantes queda garantizada, y los componentes eléctricos no implican riesgos adicionales ni durante ni después del impacto. El paquete de baterías, que pesa unos 200 kilos y se ubica en el piso, no sufrió daños ni invadió el habitáculo en ninguna de las pruebas, y el sistema de seguridad cortó el flujo de corriente en cuanto se desplegaron los airbags.

Pero los automóviles eléctricos no son la única novedad en las últimas pruebas del laboratorio europeo. Y es que también se ha sometido a los tests de choque al primer coche chino, el Landwind CV9, un monovolumen compacto que solo ha obtenido dos estrellas y parece confirmar las dudas de seguridad que despiertan los modelos de esta nacionalidad. Entre otras cosas, porque la normativa China resulta mucho más laxa que la europea. Este vehículo no se vende en España, pero sí en otros mercados europeos. El CV9 resistió a duras penas la colisión frontal a 64 km/h, y los ingenieros del laboratorio señalaron que la carrocería parecía a punto de colapsarse y que existía una probabilidad elevada de que los ocupantes sufrieran lesiones de consideración. Recibió una nota del 34%, que contrasta con el 89% del Leaf.

Los resultados de las pruebas de choque de Euro NCAP son públicos y pueden consultarse en la página www.euroncap.com.

Carrocería sólida

La carrocería es uno de los componentes de seguridad vitales en cualquier coche, aunque para que ofrezca la mejor protección, debe completarse con buenos sistemas de retención (airbags y cinturones) y, también, con interiores de diseño no agresivo, elaborados con materiales mullidos y formas planas.

Tras analizar los resultados de las tres pruebas de colisión -frontal, lateral y lateral contra un poste-, Euro NCAP otorga a cada modelo una nota en protección de adultos, expresada en porcentaje. La buena noticia es que la mayoría logra un 80% o superior (de un 100% posible). Aunque siempre hay unos mejores que otros. Los líderes en este apartado son los Alfa Giulietta y VW Golf (97%, los dos) y, los peores, los Suzuki Alto (55%) y Toyota Urban Cruiser (58%).

Asientos eficaces

Las lesiones cervicales representan la dolencia más habitual en los accidentes de tráfico, sobre todo cuando otro coche golpea por detrás (algo común en ciudad), aunque también pueden aparecer tras vuelcos o colisiones frontales.

Para minimizar los riesgos, resulta fundamental contar con un asiento eficaz y colocar además el reposacabezas de forma adecuada: debe fijarse a la misma altura que la cabeza y a poca distancia. Sin embargo, no todos están bien diseñados. Para el laboratorio, los cabezales más avanzados los tienen tres modelos: Opel Astra, y Ford C-Max y Grand C-Max (los tres, con 3,7 puntos sobre 4). Pero casi todos los coches modernos disponen de asientos eficaces. En el extremo opuesto se sitúan los Mazda CX-7, Peugeot 308 CC y Suzuki Splash (0,0 puntos todos).

Peatones a salvo

Los frontales de los coches están diseñados para minimizar las lesiones a los peatones en caso de atropello. Las soluciones más habituales: parachoques flexibles y capós que funcionan como una red elástica para amortiguar el impacto del viandante. Sin embargo, la mayoría de todoterrenos y monovolúmenes tienen frontales demasiado altos y verticales, que golpean como una pared al peatón, y muchos turismos tampoco protegen adecuadamente, por la excesiva rigidez de su parte delantera. Para incentivar el cambio de panorama, Euro NCAP exigirá a partir de 2012 una nota mínima del 60% en esta prueba (el corte está ahora en el 40%). El BMW Serie 5 es el modelo con la mejor calificación (78%), seguido del Honda Insight (76%). Farolillos rojos: Volvo C30 (26%) y Peugeot 3008 (31%).

Los coches que mejor protegen

- Peugeot, líder en la clasificación de Euro NCAP, con 10 automóviles que han obtenido la máxima puntuación de cinco estrellas: 1007, 207, 207 CC, 308, 308 CC, 508, 407 Coupe, 3008, 5008 y 807.

- Ford, Renault y VW, segundos, con ocho modelos cada una. Ford: Fiesta, Focus, Kuga, Mondeo, C-Max, Grand C-Max, Galaxy y S-Max. Renault: Clio, Modus, Mégane, Laguna, Grand Scénic, Espace, Mégane CC 2004 y Kóleos. VW: Polo, Golf, Scirocco, Passat, Touran, Tiguan, Sharan y Touareg.

- Citroën y Toyota, terceros, con siete coches las dos. Citroën: DS3, DS4, C4, C4 Picasso, C5, C6 y C8. Toyota: iQ, Yaris, Auris, Corolla Sedán, Avensis, Prius y Verso.

- Honda, Mercedes y Volvo, seis. Honda: Jazz, CR-Z, Civic, Insight, Accord y Legend. Mercedes: Clase A, B, C y E, GLK y ML. Volvo: C30, S40, V60, V70, XC60 y XC90.

- BMW, Fiat, Kia y Opel, cinco. BMW: Serie 1, 3 y 5, X1 y X5. Fiat: 500, Punto, Bravo, Croma y Ulysse. Kia: Soul, Venga, Cee'd, Sportage y Sorento. Opel: Corsa, Meriva, Astra, Zafira e Insignia.

- Audi, Hyundai y Mazda, cuatro. Audi: A1, A4, A6 y Q5. Hyundai: i20, i30, ix20 e ix35. Mazda: 2, 3, 5 y 6.

- Alfa Romeo, Lexus, Nissan, Saab, Seat y Skoda, tres. Alfa Romeo: MiTo, Giulietta y 159. Lexus: CT 200h, IS y GS. Nissan: Juke, Qashqai y Leaf. Saab: 9-3, 9-3 Cabrio y 9-5 2010. Seat: Ibiza, Altea y Alhambra 2010. Skoda: Roomster, Yeti y Superb.

- Lancia, Mini y Mitsubishi, dos. Lancia: Delta y Phedra. Mini: Mini 2007 y Countryman. Mitsubishi. Lancer y ASX.

- Chevrolet, Infiniti, Land Rover, Subaru y Suzuki, uno. Chevrolet: Cruze. Infiniti: FX. Land Rover: Freelander 2. Subaru: Legacy 2010. Suzuki: Swift 2010.

- Modelos de generación anterior con cinco estrellas. Citroën C4 2004 y C5 2004; Ford Focus 2004; Mercedes Clase C 2002 y E 2002; Opel Astra 2004; Peugeot 407 2004; Renault Mégane 2002, Laguna 2001, Scénic 2003 y Vel Satis 2009; Saab 9-5 2003; Toyota Avensis 2003, Prius 2004 y Corolla Verso 2004, y VW Golf 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 2011

Más información