Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Iker puede hablar con quien quiera"

"Estoy mejor que nunca, gracias". Palabra de José Mourinho. Tan bien está el técnico del Madrid que hasta se ha echado unas risas con el chico que se hizo pasar por Eladio Paramés, su portavoz, y que dijo que el portugués meditaba irse del Madrid porque no se sentía respaldado. "Ha hecho bien. Se ha divertido. Me parece una buena broma. No ha sido él quien no ha sido profesional. Lo han sido los que han dado una noticia sin tener garantías de con quién estaban hablando", explicó el entrenador del Real Madrid que ayer, precisamente, llegó al mediodía a las oficinas del Bernabéu acompañado por Paramés y Rui Faria.

¿Una semana después de la Supercopa se arrepiente de algo? "No estoy aquí para hablar de la Supercopa sino de este partido", espetó. Un minuto después sí accedió a hablar de Eladio Paramés aunque tampoco tuviera que ver con el partido que se acaba de terminar. ¿Pidió disculpas al madridismo pero no a Vilanova, por qué?, le insistieron. "Esa pregunta no tiene respuesta", contestó seco. ¿No la tendrá nunca?, le volvieron a preguntar. No hubo respuesta.

Sí explicó el técnico por qué no jugó Iker Casillas, el único de todos los convocados que no jugó ni un minuto. "Antonio [Adán] tiene que jugar, necesita jugar, sentir el ambiente, estar en la portería para poder evolucionar". Le preguntaron a Mourinho si le había molestado que Casillas llamara a Xavi y Puyol primero para acercar posturas después de la Supercopa y luego para organizar una cena. "Iker Casillas puede hablar por teléfono con quien quiera", contestó antes de marcharse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de agosto de 2011