Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sindicato Manos Limpias lleva a la CAM a la Audiencia

El Colectivo de Funcionarios Manos Limpias, una de las ramificaciones de este sindicato ultraderechista, presentó ayer un escrito de denuncia ante el fiscal jefe de la Audiencia Nacional contra los expresidentes de la caja alicantina Vicente Sala y Modesto Crespo por posibles delitos de apropiación indebida, falsedad documental y delito societario. La denuncia se extiende también a los exdirectores generales Roberto López Abad y María Dolores Amorós, al exresponsable de Inversiones Inmobiliarias Daniel Gil, que está imputado en el caso Brugal, al ex director general de Inversiones y Riesgos Francisco Martínez, al director del Instituto Valenciano de Finanzas, Jorge Vela, y al expresidente de la Comisión de Control Ramón Avilés Olmos.

Para este colectivo la intervención de la CAM el 21 de junio de 2011 por parte del Banco de España se produjo "como causa y consecuencia de una gestión claramente perjudicial a los intereses generales de más de tres millones de impositores y que han dejado a la CAM al borde la quiebra". Manos Limpias considera que los directivos de la CAM han podido incurrir en una conducta delictiva y cita como ejemplo la concesión de préstamos por valor de 161 millones de euros al interés del 0% a varios altos cargos, entre ellos a su entonces presidente, Modesto Crespo, el pago del despido de López Abad a un precio que podría llegar a los seis millones de euros, la concesión de créditos a promotoras inmobiliarias en plena crisis o hablar de beneficios cuando había pérdidas en la cuenta de resultados.

Manifestación

Diversos colectivos del Movimiento 15-M han convocado una manifestación para exigir que Banco CAM sea "público y ético" y se dé a conocer el resultado de la auditoría a la que ha sido sometido por el Banco de España. Esta iniciativa, cuyos organizadores califican de "asindical" y "apolítica", se desarrollará el próximo domingo 28 de agosto a partir de las 19,00 horas, con salida desde la plaza de la Montañeta y final en la sede central de la caja.

Los convocantes exigen que el actual Banco CAM sea reconvertido a "banco público, ético y de calidad", así como que se ponga a disposición judicial, si fuera necesario, "a todos los responsables e incluso a terceros que hubieran podido beneficiarse de una mala praxis o de actividades ilícitas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2011