Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Parón en el campeonato

Una huelga con muchas caras

Mientras Madrid y Barça se entrenan o juegan amistosos con normalidad, Betis y Sporting paran "por solidaridad" y el Valencia podría ahorrarse hasta 150.000 euros en sueldos

La huelga de futbolistas convocada el pasado 11 de agosto comenzó con los clubes más potentes ejercitándose a la espera de una solución. Pese al parón, que hasta que deje de tener efecto el martes afecta a los entrenamientos y los amistosos, Casillas y Xabi Alonso acudieron a la sesión del Real Madrid aunque habían respaldado la huelga con su presencia junto al presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), Luis Rubiales. El equipo de Mourinho se ejercitó con normalidad y tiene previsto volver a hacerlo esta tarde. Lo mismo sucedió con el Barça, que secunda la huelga a su manera: jugadores y entrenador han ofrecido todo su apoyo al sindicato y no se entrenarán este fin de semana. Sin embargo, sí lo hicieron ayer, jornada en la que además estaban citados para una sesión de fotos, y tienen previsto disputar contra el Nápoles el trofeo Joan Gamper la noche del lunes. Así lo confirmaron tanto el vicepresidente deportivo, Josep Maria Bartomeu, como el director deportivo, Andoni Zubizarreta: "Es una fiesta del fútbol, del Barça".

MÁS INFORMACIÓN

"La convocatoria de huelga está ahí y es de cuatro días, lo que no podemos es exigirles que no acudan a su trabajo", esgrime Santi Nebot, responsable de la Asesoría Jurídica de la AFE, que recuerda que se descontará de la nómina de los huelguistas "la parte proporcional del día de trabajo". En el caso del Valencia, que se entrenó ayer y librará el fin de semana, podría suponer un ahorro de 150.000 euros en nóminas.

Mientras, los clubes que disputan competiciones europeas tampoco tienen previsto secundar completamente el parón. El Villarreal se entrenará, obligado a remontar el martes ante el Odense (1-0) en la previa de la Champions, y el Athletic no descansará hasta después de la vuelta contra el Trabzonspor en la Liga Europa (0-0). "Nosotros vamos a entrenarnos porque nos jugamos mucho ante el Hannover (2-1)", expone Marcelino, técnico del Sevilla. Menos apurados, en el Atlético entienden que el aplazamiento del campeonato les da "otra semana de margen para que la plantilla se siga compenetrando", esgrime el preparador, Gregorio Manzano, que dio hoy el día libre y ha planificado mañana una doble sesión.

La cosa cambia en los equipos más afectados por los impagos. Felipe Miñambres, el director deportivo del Rayo, en Ley Concursal y uno de los clubes más perjudicados por los salarios que se adeudan al plantel, reconoce que el parón les "viene hasta bien". "El parón nos da más tiempo para seguir rastreando en el mercado el central y los dos delanteros que necesitamos para cubrir todas las posiciones", explica, mientras apunta que "la idea es librar el fin de semana y no entrenarnos el lunes", concluye Miñambres.

Frente a los grandes que pasan por alto la huelga, llaman la atención los casos del Sporting y del Betis. El equipo verdiblanco y el asturiano secundarán el paro y a los jugadores se les descontarán cuatro días de sueldo. "Respetamos la huelga porque es un derecho fundamental de los jugadores", dice el presidente bético, Miguel Guillén. "Nosotros estamos al día, pero no tocaremos un balón por solidaridad con los demás", concluyen en Mareo.

Reportaje elaborado con información de Rafael Pineda, Nadia Tronchoni, Cayetano Ros y Javier Pérez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 2011