Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Nikolai Petrov, el pianista inmune al telón de acero

El ruso se convirtió en concertista internacional con solo veinte años

Dominaba la técnica, poseía la sensibilidad y musicalidad y tenía la fortaleza mental para ser uno de los mejores intérpretes de su generación, y Nikolai Petrov llegó a ser uno de los grandes pianistas de música clásica de la segunda mitad del siglo XX. La música fue su vida: empezó a estudiar piano a los 3 años y a los 20 ya era un concertista internacional. Sus virtuosas manos dejaron de tocar las teclas en mayo pasado, cuando, en el curso de una visita a Minsk (Bielorrusia) para participar en la apertura del foro musical La magia de la música, sufrió un derrame cerebral masivo que tres meses después, a comienzos de agosto, le causó la muerte en Moscú a los 68 años.

Nikolai Arnoldovich Petrov nació el 14 de abril de 1943 en Moscú en el seno de una familia de larga tradición musical. Su padre, Arnold Ferkelman, era violonchelista, y su abuelo, Vasily Rodionovich Petrov, un destacado bajo que durante 20 años fue solista de la compañía del Teatro Bolshói de Moscú. Con la música en casa, el pequeño Nikolai empezó a estudiar piano a los 3 años y, tras graduarse en 1961 en la Escuela Central de Música de Moscú, donde estudió con Tatiana Kestner, decidió proseguir su formación hasta 1968 en el conservatorio de la capital rusa, entonces de la Unión Soviética, bajo la dirección de Yakov Zak, maestro de grandes pianistas.

Fue de los pocos músicos soviéticos que frecuentaban las salas occidentales

En 1962 decidió presentarse a la primera edición del concurso internacional de piano Van Clibern, en Fort Worth, Texas, Estados Unidos. Era 1962, en plena crisis de los misiles, y el soviético Nikolai Petrov se alzó, con 19 años, con la medalla de plata de la competición. Dos años después ganó de nuevo un segundo premio, en este caso el del prestigioso concurso de piano Reina Isabel de Bruselas, y se le abrieron las puertas de las principales salas de conciertos de Occidente. Petrov se convirtió, durante los años de la guerra fría, en uno de los pocos músicos que tocaba frecuentemente fuera de la Unión Soviética.

Su repertorio, centrado en las partituras del clasicismo y el romanticismo, incluía más de 50 programas como solista de recital y 55 conciertos con orquesta, que interpretaba tanto en Moscú y otras ciudades de Rusia como en el extranjero, desde Estados Unidos - con la Sinfónica de Nueva York, Los Ángeles o la Orquesta Nacional de Washington- hasta Europa, con algunas de la principales formaciones sinfónicas, como la Filarmónica de Berlín o la Royal Philharmonic Orchestra. En 2000 formó un dúo con el joven pianista ruso Alexander Ghindin, con quien construyó un repertorio de conciertos con obras escritas para dos pianos.

Además de concertista, Nikolai Petrov ejerció la docencia como profesor de piano en el Conservatorio de Moscú, centro musical que siempre consideró como su casa y donde desde 1995 tenía su propio ciclo de conciertos bajo el título Nikolai Petrov Toca. En 1998 fue nombrado presidente de la Academia de las Artes de Rusia y ese mismo año creó la Fundación Filantrópica Internacional Nikolai Petrov para apoyar a los jóvenes músicos con talento y a los músicos jubilados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de agosto de 2011