Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google pisa los talones a Apple con la compra de Motorola

El gigante de Internet paga 8.700 millones de euros

Google recurrió ayer a su ingente masa de efectivo para marcar el terreno a Apple, Microsoft y Research In Motion en el boyante negocio de los dispositivos móviles interactivos. Lo hizo con la compra del fabricante estadounidense de teléfonos y tabletas Motorola Mobility, por la que pagará 12.500 millones de dólares en efectivo (unos 8.700 millones de euros) en la operación más importante de la firma más poderosa en Internet.

La maniobra crea una nueva dinámica competitiva en negocio de acceso a datos por vía inalámbrica. El gigante de Mountain View ya trató de lanzar su propio teléfono en asociación con HTC, el Nexus. Pero se topó con problemas logísticos que le llevaron a dar prioridad a alianzas para que los fabricantes dotaran sus dispositivos con el sistema operativo Android.

Motorola, como Nokia, está teniendo difícil seguir el paso que marcó Apple cuando hace cuatro años lanzó el iPhone al mercado y al que Google no tardó en responder. Ahora el ecosistema Android lo integran 150 millones de dispositivos, al que se suman más de medio millón de unidades diarias. Pero en Google no se conforman con el crecimiento de su plataforma y con ser líderes.

A primera vista, con esta maniobra la puntocom californiana tendrá una estructura vertical que le hará muy parecida a su rival en Cupertino, al sumar al desarrollo de aplicaciones para Internet la fabricación de sus propios teléfonos y tabletas electrónicas. Hasta ahora lo hacía en asociación con 39 fabricantes de dispositivos y 231 operadores de telefónica móvil.

La adquisición de Motorola le da acceso, además, a casi 25.000 patentes -7.500 aún pendientes- con las que cuenta el fabricante de móviles, que podrá utilizar ahora para desarrollar y fabricar los teléfonos y tabletas Android. Será ahí donde se vea la competencia real y directa con Apple, que hizo piña con Microsoft para hacerse con el paquete de patentes de Nortel.

Motorola, que empezó esta alianza con Google con el teléfono interactivo Droid y la tableta Xoom, es especialmente fuerte en la tecnología 3G y está muy avanzada en la 4G LTE. Pero además, cuenta con aplicaciones y sistemas para la compresión y descompresión de datos, especialmente vídeo, así como aplicaciones y sistemas de seguridad de los móviles.

La operación se espera que esté concluida para finales de este año o comienzos del próximo, tras superar el examen de los reguladores de la Competencia en EE UU y Europa. Google hará un pago en efectivo de 40 dólares por acción de Motorola, lo que equivale a valorar sus títulos un 63% más del cierre el viernes en Wall Street. Las acciones de Google caían ayer un 2% a media sesión en Nueva York.

Como Apple, Google venderá así sus propios teléfonos con el sistema operativo que ella desarrolla. Una maniobra muy similar a la que protagonizó HP al adquirir el fabricante de móviles Palm y que podría forzar a Microsoft a mover ficha con Nokia. En el parqué tampoco pierden de vista a Research In Motion, pionera en el negocio de los teléfonos interactivos con la BlackBerry.

El ecosistema Android es el único capaz de hacer frente al embiste de la tecnológica de Palo Alto. Tanto Motorola como Google dejan claro que este acuerdo no impedirá que otras compañías sigan utilizando el sistema operativo, y garantizan que seguirá siendo abierto. Aunque precisa que Motorola Mobility será gestionada como una compañía separada.

Larry Page, que hace pocos meses volvió a ponerse al frente de la puntocom que creó con Sergey Brin, asegura que las dos compañías encajan perfectamente y, juntas, crearán "una experiencia increíble" para el usuario de móviles. Además, garantizan que el matrimonio de titanes no solo beneficiará al consumidor, sino también a sus socios y creadores de aplicaciones para móviles y tabletas.

Guerra de patentes

Google tenía dos opciones estratégicas al afrontar la guerra de las patentes que libra con Apple, Nokia y Microsoft: comprar la tecnología para dispositivos móviles de firmas que las controlan o adquirir una compañía que no solo contara con una buena cartera, sino que además tuviera un negocio real. Optó por la segunda vía para proteger su plataforma Android y a sus socios.

Ese es el primer análisis que hizo Wall Street del anuncio empresarial del verano. HTC, Samsung, Sony Ericsson y LG, socias de batalla de Google frente a Apple, consideran que la compra de Motorola Mobility es positiva para el ecosistema Android, y por eso no dudaron en apoyar la integración de estos dos gigantes del pasado y presente en la era digital.

Una operación no exenta de riesgo, pero que invita a mirar hacia el próximo movimiento. El más evidente sería una fusión entre Microsoft y Nokia, que tienen una alianza para lanzar teléfonos Windows. También se busca compañero de baile para el fabricante de BlackBerry, con patentes muy codiciadas. Sin perder de vista a Apple, sobre la que se especula que podría comprar Sony.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de agosto de 2011

Más información