Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Alcalde toda la semana menos media hora

El regidor de Bóveda se pone un sueldo parcial para cobrar otro de la diputación

José Manuel Arias, alcalde de Bóveda -otra mayoría absoluta del Partido Popular en Lugo- se ha quedado a media hora de adjudicarse una dedicación exclusiva en el Ayuntamiento. Trabajará por sus vecinos 37 horas a la semana, solo 30 minutos menos del horario máximo que por ley se estipula para los funcionarios públicos. El resto de la jornada semanal se dedicará a la Diputación de Lugo, donde el PP ejerce como oposición. Lo que le permitirá percibir una segunda nómina de las arcas públicas: 25.170 euros, que cobrará de la institución provincial. Sumado ese sueldo a los 30.600 que recibe del Gobierno local de Pantón completa unos ingresos de 55.770 euros anuales.

Y todo sin que el presidente provincial del PP, Xosé Manuel Barreiro, también portavoz del partido en la diputación, haya levantado la voz. Como sucedió hace cuatro años, el régimen de sueldos y dedicaciones exclusivas en la institución provincial fueron pactadas por los tres partidos, la coalición que integran PSdeG y Bloque, con el apoyo del PP, en un pleno que se celebró el pasado 8 de julio. Para lograrlo, los salarios de diputados y asesores asignados al Gobierno han tenido que reducirse un 25%. De las nueve dedicaciones exclusivas, se pasa a 7,5 con un ahorro de 128.161 euros anuales según detalla la página web de este organismo. Dicha página constata también que los sueldos de la oposición, una dedicación exclusiva y dos parciales -entre ellas la del alcalde de Bóveda- que corresponden al PP, se mantienen intactos, por un importe de 91.766 euros.

A pesar de que fue el propio Barreiro, que no cobra de la institución porque percibe su sueldo como senador, quien trufó la campaña previa a las municipales de ataques al bipartito por "el despilfarro" que suponía "el capítulo de sueldos y asesores" -siempre multiplicados por dos, repetía- del bipartito provincial. Entonaba esa cantinela que llegó a acompañar en algunos actos el presidente de su partido y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hasta que supo que la política de retribuciones de la Diputación había sido avalada por los concejales del PP.

Aquella apuesta por la austeridad que los populares esgrimieron en mítines y actos electorales en el mes de mayo tampoco ha hecho fortuna en los ayuntamientos donde lograron el Gobierno. En el caso de Pantón, los sueldos se han más que duplicado, según denuncia la oposición del PSdeG. En O Saviñao, 5.077 habitantes en el padrón, los sueldos públicos también se han duplicado. En esta legislatura habrá cuatro dedicaciones por un importe de 133.000 euros brutos al año.

Y mientras, la dirección del PP echa balones fuera y cuando alguien le pide cuentas por estas prácticas que contradicen su discurso político, apelan a la propuesta de Feijóo para que la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) saque unas tablas que orienten el salario de los alcaldes en función de la población del municipio. Hasta que eso suceda, regidores populares como el de Bóveda tendrán barra libre para autoadjudicarse sus salarios.

"Indemnización por atender vecinos"

Pantón, en la provincia de Lugo, tiene 2.938 habitantes y un alcalde, José Luis Álvarez Blanco, del PP, que cree que por escucharlos, se merece una indemnización. No solo lo piensa, sino que lo dejó escrito en los presupuestos municipales que fijaron sus dietas en la anterior legislatura. Lo recogen las actas del pleno. Así, además de los pagos por desplazamientos a Madrid, por los que se fijó 270 euros diarios, los 120 que cobraba por viajar a Santiago, o los 90 que percibía por moverse a Lugo, este regidor se concedió 1.350 euros mensuales como "indemnizaciones por despachar con sus vecinos y otros gastos por desarrollo del cargo".

Todas esas retribuciones sumaban 30.600 euros anuales durante el anterior mandato. Y la oposición del PSOE denuncia ahora que el capítulo de nóminas del Gobierno local se ha más que duplicado, en plena época de crisis, con las arcas municipales al borde del colapso y después de que el alcalde además de mantener su sueldo por media jornada (si pretendía seguir cobrando como prejubilado de banca no podía desempeñar una dedicación exclusiva), asignase otro salario a una teniente de alcalde, pagase a otros dos integrantes de la comisión de gobierno por asistir a las reuniones, todos ediles del PP. La mayoría absoluta le dio también para aprobar otra nómina a su concejal responsable de Obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2011

Más información