Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Nancy Wake, la partisana más buscada por la Gestapo

Fue la australiana más condecorada de la guerra por su labor en la Resistencia

Encabezó la lista de personas más buscadas por la Gestapo, que la apodó el Ratón Blanco por su capacidad para escabullirse y por su belleza. Nancy Wake, heroína de la Resistencia francesa, fue la australiana más condecorada durante la II Guerra Mundial. El valor que puso en la defensa de la libertad en los momentos más oscuros de la historia del siglo XX le llevó a vivir una vida de película, que inspiró al novelista británico Sebastian Faulks la heroína retratada en Charlotte Gray, personaje interpretado en el cine en 2001 por Cate Blanchett. Murió el domingo en Londres, a pocos días de cumplir los 99 años.

"La libertad es la única cosa por la que vale la pena vivir", contaba Wake, al recordar su combate. "Odio la guerra pero no veo por qué las mujeres tenían que contentarse haciendo punto para sus maridos, que estaban en el frente; he matado a muchos alemanes y solo me arrepiento de no haber matado a más", añadía. Su biógrafo, Peter Fitzsimons, recordaba esta semana que su combatividad y sus proezas hicieron pensar a la policía nazi que se enfrentaban a un hombre.

Sus proezas frente a los alemanes fueron retratadas en el filme 'Charlotte Gray'

Nació en Wellington, Nueva Zelanda, en 1912, pero creció en Australia. Su padre, periodista de profesión, abandonó al poco tiempo a la familia. Ella huyó del hogar a los 16 años y se dedicó a la enfermería. Al cumplir los 19, una herencia le permitió cumplir con su sueño de viajar. Se trasladó a Londres, donde estudió periodismo, y acabó instalándose en París a principios de los años treinta, donde trabajó como corresponsal en Europa del grupo Hearst. Desde allí fue testigo del ascenso de los totalitarismos. Incluso llegó a entrevistar a Adolf Hitler en 1933 en Viena, donde las escenas que presenció forjaron su ardiente oposición al III Reich.

En 1936 conoció al que se convirtió en su primer marido, el adinerado industrial francés Henri Fiocca. Ambos se enrolaron en la Resistencia francesa en 1940, tras rendirse Francia al invasor nazi. Wake ayudaba a los soldados aliados a huir a Reino Unido a través de España. Descubierta por la policía alemana, tuvo que huir a Reino Unido en agosto de 1943.

Allí fue formada en tareas de espionaje y sabotaje. Se lanzó en paracaídas sobre Francia en abril de 1944 con el cometido de preparar el desembarco aliado. Creó una red de depósitos de armas, montó un sistema de comunicación por radio y lideró un grupo de resistentes. Hasta finalizar la guerra no sabría de su marido, torturado hasta morir en las mismas fechas en que ella logró huir.

Concluida la guerra regresó a Australia, donde se presentó sin éxito a las elecciones legislativas de 1949 y de 1951. Más tarde volvió a instalarse en Londres.

Entre las decenas de distinciones que recibió por sus méritos durante la contienda mundial destacan la Legión de Honor francesa, la medalla del Rey Jorge británica y la de la Libertad estadounidense. La primera ministra australiana, Julia Gillard, celebró el lunes la memoria de una "mujer dotada de un coraje y unos recursos excepcionales, cuyas proezas excepcionales salvaron la vida de cientos de personas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 2011