Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres muertos al fallar una atracción de feria en un municipio de Toledo

Los jóvenes iban en una vagoneta que salió despedida a 10 metros de altura

Villacañas, municipio toledano de 10.600 habitantes, no pudo celebrar ayer su día grande de las fiestas. Tres personas de entre 21 y 31 años murieron de madrugada, y una chica de 16 resultó herida "muy grave", a causa de un fallo en una atracción de feria. El accidente es el peor de este tipo registrado en España en al menos los últimos 30 años.

La máquina, conocida como Extrem, posee cuatro brazos mecánicos que sujetan otros tantos sillones de tres o cuatro plazas. Una de las cabinas, en la que iban montados los fallecidos y la herida, se desprendió por causas aún desconocidas y se estrelló contra el suelo desde unos diez metros de altura.

De las tres víctimas mortales, todas de origen rumano, dos eran hermanos, Ioan (31 años) y Dan Andrei (23), y residían en la localidad de Campo Real (Madrid). El tercer fallecido, B. D. T., tenía 21 años y era vecino de Madridejos, localidad situada a unos 20 kilómetros de Villacañas.

Una chica de 16 años que también iba en la cabina se halla muy grave

La cuarta víctima es una chica, también rumana, de 16 años que resultó gravemente herida. Es vecina de Villamanca de Santiago (Cuenca) y permanece ingresada en la UVI del hospital Virgen de la Salud de Toledo tras ser intervenida de urgencia por un traumatismo craneoencefálico, según confirmaron fuentes hospitalarias.

Muchas personas se hallaban presentes en el momento del accidente: los vecinos del pueblo habían ido a inaugurar el primer día de las atracciones y varios padres hacían cola para sacar una entrada a sus hijos en el Extrem. Todos los que vieron lo ocurrido coinciden en señalar que la cabina se desprendió del brazo metálico. "Estaba en la parte más alta de la atracción cuando el vagón tocó el tope y cayó al suelo".

Una mujer contó que vio cómo la vagoneta cayó "boca abajo" y desde muy arriba. "Mi hija fue a por unos churros y se los estaba comiendo frente a la atracción cuando se desplomó el asiento. Eran las cuatro y media de la madrugada, la feria ya no estaba llena; si hubiera sido a hora punta, las doce de la noche o la una de la madrugada, podría haber caído encima de la gente", relató. Otro de los testigos afirmó que el resto de las plazas de Extrem, 16 en total, estaban ocupadas en el momento del accidente. El personal médico desplazado hasta el lugar tuvo que atender a varias personas por crisis de ansiedad.

El accidente tuvo lugar a las afueras del pueblo, en una gran explanada donde se instala la feria, inaugurada el lunes por la noche, horas antes del siniestro. Las fiestas comienzan en estas fechas, con carrozas y disfraces, pero hoy la celebración será diferente, ya que la corporación municipal, cuyas banderas ondean a media asta, ha decidido suspender hasta las once de la mañana cualquier acto festivo, en homenaje a las víctimas. La alcaldesa de Campo Real también ha decretado dos días de luto oficial por la muerte de los dos rumanos. Uno de ellos trabajaba de camarero en un bar del pueblo y era muy apreciado por los clientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 2011