Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera | El debate en Europa

El petróleo toca niveles previos a la crisis árabe y el oro se dispara

El precio del barril de petróleo brent, de referencia en Europa, bajó ayer de los 100 dólares por primera vez desde el pasado febrero ante la previsión de que el anunciado estancamiento económico tire a la baja del consumo de carburantes. No obstante, tras tocar este mínimo en la apertura, un precio que le devuelve a los niveles previos al desbordamiento de la crisis árabe, recuperó la tendencia al alza y acabó el día en 104 dólares.

El barril de Texas, que es el que se usa en EE UU, tocó también su nivel más bajo de los últimos diez meses al llegar a negociarse por debajo de los 80 dólares. Por la tarde, sin embargo, volvía a los 82,08 dólares.

El impacto del frenazo de la economía de las principales potencias mundiales en la demanda de petróleo fue confirmado por la organización de países productores (OPEP). El cartel, que en su informe de agosto publicado ayer reconoce la presencia de "oscuros nubarrones" en el horizonte, mantiene que el consumo aumentará tanto este año como el que viene, pero lo hará por debajo de lo que esperaba. En concreto, la OPEP calcula que se consumirán 1,2 millones de barriles más al día en 2011 y otros 1,3 millones más en 2012 hasta un total de 88,14 y 88,18 millones de barriles a lo largo de estos dos ejercicios. Sin embargo, estas cifras se sitúan por debajo de lo que preveía hasta ahora en 150.000 y 200.000 barriles menos para cada año.

Este escenario más débil de lo anunciado ha traído también buenas noticias. Gracias al descenso acumulado en el precio del crudo en lo que llevamos de mes, en que el barril de Brent se ha abaratado un 10%, el petróleo está cada vez más cerca de los niveles previos al estallido de las revueltas árabes en Libia.

La extensión de las protestas y el posterior enquistamiento del conflicto en este país, que a diferencia del resto de los Estados de la región que han vivido tensiones sociales en su caso sí acabó afectando a la producción de petróleo, impulsó su precio en los mercados internacionales. Ante eventuales problemas en el suministro, el barril llegó a tocar los 126 dólares en abril, con lo que volvieron las tensiones inflacionistas en Europa.

En paralelo al abaratamiento del crudo, el oro volvió a marcar su enésimo récord consecutivo gracias a su condición de valor refugio frente a las turbulencias. Así, la onza para entrega inmediata, que cerró el lunes por primera vez en la historia sobre los 1.700 dólares, ayer llegó a venderse a 1.780 dólares, un 22% más de lo que se pagaba a comienzos de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 2011