DESDE MI DESPENSA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

'Snack' de canela

¿Sabéis que hay una albahaca que sabe a canela? ¿Y que hay una canela con matices a pimienta negra? ¿Y que hay una pimienta con matices mentolados? ¿Y que hay una menta con aroma a limón? Y todo ello de forma natural. Vaya, que lo da la naturaleza y los híbridos que ella misma nos regala. Alguna vez he comentado que si la ciencia nos diera una pera salada, picante y de color azul todos nos volveríamos, seguramente, contra dichos experimentos ¿verdad? Pero, y si dijera que esa pera existe en algún lugar del mundo en el que vivimos, ¿qué pensaríamos de esa misma pera?

Un snack rápido para un aperitivo muy sentido y original. Cojamos una hoja de albahaca común. Hagamos un jarabe con canela en polvo, pinchemos el cogollo de la albahaca en una rama de canela, pintémosla con el jarabe de canela ya frío, y en medio de cada hoja una escama de sal. Serviremos el aperitivo en un recipiente con arena de playa donde pincharemos la rama de canela, que nos hará de soporte. Para acompañar la albahaca-canela, finas tostadas de queso suave. O encurtidos, o piñones tostados y láminas de parmesano, y tendremos en bocados alternando los ingredientes de un pesto tradicional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS