Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobernación defiende el decreto de los 'bous al carrer'

El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, defendió ayer el decreto que regula los bous al carrer y explicó que los organizadores del festejo en Rafelbunyol, donde el pasado domingo falleció un hombre tras recibir varias cornadas, tenían todos los permisos que exige la ley, por lo que será un juez quien determine ahora las responsabilidades. "Nosotros no impartimos justicia, sino sanciones administrativas", aseguró Castellano.

El consejero adujo que los bous son un espectáculo de riesgo en el que es complicado conseguir total seguridad y aseguró que el decreto que los regula es muy exigente, contemplando sanciones que van desde los 30.000 a los 60.000 euros para quienes participan sin estar en condiciones de hacerlo por ingesta de drogas o alcohol. En este caso, los vecinos de Rafelbunyol aseguran que el fallecido había bebido.

Por su parte, Marina Albiol, de Esquerra Unida, lamentó públicamente la ineficacia del decreto y exigió "más controles que eviten la presencia de personas alcoholizadas que se exponen a situaciones tan dramáticas como la vivida en Rafelbunyol".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de agosto de 2011