Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La música como argumento de paz

La Orquesta West-Eastern Divan ultima en Pilas su nueva gira internacional

Se ha iniciado ya la cuenta atrás para que uno de los mayores ejemplos que hay en el mundo de conciliación a través de la música vuelva a dar sus frutos. La Orquesta West-Eastern Divan, dirigida por Daniel Barenboim y formada por músicos árabes, israelíes y españoles, ensayó ayer por penúltima vez en Pilas (Sevilla), donde tiene la sede permanente su taller estival, antes de comenzar su gira internacional. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, asistió a los ensayos de la orquesta, cuya gira internacional comenzará con un concierto en la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda (Málaga) el próximo sábado a las 21.30. La orquesta ofrecerá otro concierto en el Teatro de la Maestranza de Sevilla el domingo a las 21.00. A la visita también asistieron los consejeros de Cultura, Paulino Plata, y de Educación, Francisco Álvarez de la Chica.

Griñán asistió ayer a los ensayos de la formación que dirige Barenboim

La Orquesta West-Eastern Divan está compuesta por 105 músicos: 41 de origen árabe; 37 israelíes; 22 españoles, y 4 de otras nacionalidades. En el taller de Pilas se prepara el repertorio de la gira -que este año incluye el ciclo completo de las sinfonías de Beethoven- y los músicos se reúnen para compartir durante una semana trabajo y ensayos. Además, durante este año se celebra el segundo encuentro de la Orquesta Al Ándalus, una formación de jóvenes músicos -con una edad media de 17 años- que aspiran a integrarse en la Orquesta West-Eastern Divan. Un total de 17 de sus integrantes proceden de países árabes; 11 son españoles, y 6 israelíes.

Griñán señaló que este "es un proyecto de cooperación para la paz, que tiene como argumento la música y que se debe a la iniciativa de dos grandes personalidades [Barenboim y el fallecido ensayista palestino Edward Said] en busca de diálogo, convivencia y compenetración", informa Europa Press. El presidente de la Junta destacó que se trata "de una persecución de la paz", sobre todo cuando ocurren "cosas terribles como lo sucedido en Noruega". Griñán apuntó que la Fundación Barenboim-Said ha sufrido la reducción de su presupuesto en un 15%. Pero matizó: "vamos a buscar fórmulas de financiación para mantener el nivel de actividad".

Por su parte, Barenboim señaló que "los tiempos son difíciles". "Vamos a reducir costes sin que la calidad baje", agregó. El músico israelí recordó el ofrecimiento que hizo el pasado año de celebrar un concierto que recaude fondos con fines culturales, y que aún carece de fecha. Barenboim quiso dejar claro que la orquesta "no es un proyecto político", y agradeció la invitación del Gobierno andaluz en 2002 de acudir a Sevilla y la posibilidad en 2004 de crear la Fundación Barenboim-Said, que "no solo supuso un hogar para el verano, sino un apoyo moral, intelectual y económico para un proyecto como nunca se ha creado".

El comienzo de la gira en Ronda ofrecerá un concierto doble. La Orquesta Al Ándalus abrirá el programa con la Sinfonía nº 35 Haffner de Mozart. Y la West-Eastern Divan interpretará las sinfonías nº 4 y nº 7 de Beethoven. El domingo, la orquesta interpretará en Sevilla las sinfonías nº 1 y nº 5 de Beethoven y el Adagio de la inconclusa Sinfonía nº 10 de Mahler.

Posteriormente, la Orquesta West-Eastern Divan ofrecerá un concierto en la Plaza Mayor de Madrid el 1 de agosto. Luego comenzará un recorrido por escenarios de Asia y Europa que les llevará a las principales ciudades de China y Corea. El día 15 interpretará la Sinfonía nº 9 de Beethoven en la zona desmilitarizada entre las repúblicas de Corea del Sur y Corea del Norte.

Tras su paso por Asia, la orquesta volverá a Europa para actuar en los festivales de Lucerna y Salzburgo. A continuación, ofrecerá un concierto para 20.000 personas en el Waldbuhne -un auditorio al aire libre- de Berlín. La gira terminará durante la última semana de agosto en Colonia, con varios conciertos en la Filarmónica. La orquesta habrá vuelto a dar sus frutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011