Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BNG votará en contra de la conversión de la caja en banco porque es un "pelotazo"

"Se acaban cien años de historia de las cajas de ahorro de Galicia" mediante la consumación de un "pelotazo". El representante del Ayuntamiento de Pontevedra en el consejo de administración de Novacaixagalicia (NCG), Xosé Lois Veiga, compareció ayer con el portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, para advertir de que "la conversión en un banco" de la recién fusionada caja gallega es "un robo legal de los ahorros de todos los gallegos".

Veiga -que ya avanzó que votará contra la bancarización de la entidad de crédito en el consejo de administración convocado para mañana, jueves- sostiene que este será "un día histórico". "Enterramos la caja gallega que desaparecerá con su proyecto social y todo lo que hay a su alrededor", destacó. El representante del Ayuntamiento pontevedrés en el consejo de administración alerta de que NCG "perderá en dos años, cuando se retire el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el control de una entidad que pasará a ser rentista".

"Desaparecerá la obra social y se aplicará la lógica del beneficio"

Adiós a la obra social con sus líneas de ayudas a las pequeñas empresas a cambio de la creación de "un banco que aplicará la lógica de la empresa privada: la búsqueda de beneficios sin tener en cuenta los criterios sociales", precisó. La supresión de la obra social" que anuncia el BNG (Vázquez sostiene que es inevitable, ya que "dependerá de los beneficios y los dividendos") será uno de los principales factores negativos, junto con la previsible "desaparición de las oficinas del rural que no sean rentables" y la consiguiente "pérdida de empleos". Los nacionalistas apuntan como responsables políticos directos de este "expolio del ahorro gallego acumulado durante tanto tiempo" al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "por su incapacidad para liderar el proceso de fusión y aplaudir con las orejas la bancarización", al PSOE "que lo impulsó desde Madrid" - "se está asegurando un negocio fabuloso mediante este regalo del Estado al gran capital"-, y a los "directivos" de la entidad que "se preocupan más de su futuro personal que de la economía de este país".

"La Lei de Caixas fue dinamitada con la aquiescencia del PP y del PSOE", acusó el portavoz nacional del BNG. Vázquez cree que el panorama económico gallego, coronado por la mencionada bancarización de la entidad de crédito, no puede ser peor. Y tilda la situación de "emergencia nacional de Galicia" por el desmantelamiento de su riqueza empresarial y económica. En esta situación es "el poder económico el que lo regula todo mientras que el político obedece", opina Guillerme Vázquez, que reclama un "cambio radical" de la economía gallega "porque ya no hay salida".

"Las empresas rentables de Novacaixagalicia, como Pescanova, ya fueron vendidas y las que se quedan, vinculadas al sector inmobiliario, no se venden ahora porque no son rentables, pero todo está en venta". "La banca gana, Galicia pierde y esto no es un castigo divino", clamó el líder del BNG.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de julio de 2011