Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente clausura el vertedero de Nerva tras otro incendio

La instalación de residuos cierra temporalmente como medida de seguridad

El vertedero de residuos tóxicos y peligrosos de Nerva (Huelva) sufrió ayer el segundo incendio en lo que va de año en el vaso que contiene los residuos no peligrosos. El primer incendio se registró en ese mismo lugar el pasado 15 de abril. Este nuevo episodio, ocasionado en las instalaciones que gestiona Befesa, llevó ayer a la delegación de Medio Ambiente a anunciar un expediente informativo a la empresa y a adoptar de forma cautelar la "clausura total" de la planta como "medidas de seguridad y control estrictamente necesarias para la protección de las personas y del medio ambiente", según el informe remitido a Befesa.

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, afirmó en mayo que "a la Junta se le estaba acabando la paciencia" en relación al vertedero. La planta fue el foco de todas las miradas tras conocerse la apertura de un acta por una presunta infracción a la empresa por evacuar aguas contaminadas procedentes del vertedero al cauce del río Tinto, un espacio protegido por la Unión Europea. Además, se han producido este año dos accidentes de tráfico de camiones cargados con residuos contaminantes que se dirigían a las instalaciones.

El fuego se produjo en el mismo lugar que uno que se registró en abril

El vertedero de Nerva tiene cinco vasos. El incendio detectado sobre las 23.16 horas del lunes por el personal del turno de noche de Befesa se registró en el vaso que acumula los residuos no peligrosos. En la extinción del fuego fue necesaria, además de la brigada conformada por trabajadores de la propia empresa, la colaboración de dos dotaciones de bomberos, una de Riotinto y otra de Valverde del Camino, a la que se unió un equipo del Infoca. El incendio quedó controlado a las tres, aunque el fuego volvió a reiniciarse en dos ocasiones, a las cuatro y a las cuatro y media, por lo que comenzó a aportarse tierra para lograr apagar la combustión por sofocación.

Los residuos depositados en esa zona, según señaló la empresa en un comunicado, son "plásticos, palés de madera, neumáticos y rechazo de fragmentadora". La organización Ecologistas en Acción, en cambio, precisa que a ese vaso también se destinan "los residuos de carbón de suelos contaminados procedentes de Italia que a través del puerto de Sevilla llegan hasta el vertedero y otros materiales tóxicos que, una vez inertizados, se trasladan a ese lugar", según explicó ayer su portavoz, Juan Romero, que remarcó que en se vaso "hay toda una amalgama de residuos mezclados de forma indiscriminada".

La decisión de cierre cautelar de la planta tiene como cometido "determinar por qué se produce la combustión interna", según señaló ayer el delegado provincial de Medio Ambiente, Juan Manuel López. La intención es aislar los materiales depositados en el vaso para su análisis y determinar el origen del fuego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de julio de 2011