La electricidad llega al aeropuerto de Castellón 108 días después

La infraestructura se inauguró con un generador, admite Aerocas

El aeropuerto de Castellón sigue sin aviones y hasta ayer, también carecía de luz. Desde que fuera inaugurado por Carlos Fabra y Francisco Camps el pasado 25 de marzo, estaba funcionando "con un generador" según admitió el director de la empresa pública gestora de la infraestructura Aerocas, Juan García Salas, quien atribuyó el retraso en la conexión a la red general eléctrica a los complejos trámites burocráticos de la Generalitat.

El director de Aerocas, la empresa cuyo accionariado depende casi exclusivamente del Consell, realizó la sorprendente revelación durante una comparecencia junto al subdelegado del Gobierno en Castellón, Antonio Lorenzo, para rubricar un convenio sobre seguridad del aeropuerto. "Os anuncio que desde hoy tendremos luz normal", dijo Salas, con lo que ya iba a ser "posible probar los equipos y sistemas" que hasta ahora no podían ser conectados porque "el fabricante lo desaconsejaba" con una simple toma de un grupo electrógeno. Con ello, García Salas realizaba una segunda confesión. El funcionamiento del equipamiento del aeropuerto, en muchos casos el más sensible y complejo, todavía no había sido probado y ayer por la tarde ya se produjo "algún que otro fallo" que fue considerado "normal" por el director de Aerocas.

La lentitud del proceso y los impagos a Iberdrola, causa del retraso

García Salas aseveró que "desde enero" podían haber estado conectados a la red, pero la lentitud del "procedimiento administrativo" seguido por la Generalitat en el contrato de suministro con Unión Fenosa impidió hacerlo antes.

Otro de los motivos que han retrasado la conexión eléctrica del aeropuerto ha sido los impagos del Consell a Iberdrola, que durante 2010 estuvo meses parada sin ejecutar unos trabajos imprescindibles de desvío del cableado porque la Generalitat no abonaba las facturas. Fue lo que García Salas definió ayer como "los problemas aquellos de los desvíos eléctricos" para referirse a este problema.

El director de Aerocas también admitió que el Consell aún no ha pagado el último plazo del préstamo participativo concedido para la ejecución del aeropuerto que venció el 30 de marzo pasado, y asciende a 2.8 millones. Sostuvo que para el pago de la deuda con la concesionaria, que situó en 11 millones más, el Ejecutivo valenciano "ha emitido pagarés". En la concesionaria no tenían constancia ayer de la emisión de estos compromisos, pero recordaban con sorna que en otras ocasiones "algunos ya fueron rechazados" por los bancos.

García Salas también dijo que espera recibir los permisos de vuelo del Ministerio de Fomento "en diciembre o enero" de 2012, si se cumplen las previsiones más optimistas de la empresa aeroportuaria y son "capaces de responder con prontitud" a las cuestiones y errores que detecte la Administración central en "los cajones" con miles de documentos remitidos el pasado 30 de junio.

Por otra parte, García Salas consideró "inminente" la reunión de la junta general de accionistas de Aerocas para nombrar al nuevo consejo, en el que será ratificado Carlos Fabra como presidente a pesar de que ya no forma parte de la Diputación de Castellón. El responsable de la empresa pública insistió en la importancia de las infraestructuras turísticas porque "un turista no viene a ver un aeropuerto". "Esa tontería", espetó, "solo la hago yo". Y la dijo Carlos Fabra cuando instó a los ciudadanos a "recorrer" sus "pistas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS