Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Costas autoriza el desembarco directo de bañistas en una playa en Red Natura

Dirección provincial y Xunta se culpan de obviar la tramitación ambiental

Unos por otros, la playa de Nerga (Cangas) quedará sin barrer, expuesta al desembarco directo de hasta 1.000 visitantes diarios en una embarcación que los dejará en el mismo arenal a través de una escalerilla en la proa. No se trata de una de tantas playas modeladas a satisfacción de los turistas, sino de un arenal virgen, bandera azul, enclavado en Red Natura, junto al Lugar de Interés Comunitario (LIC) Costa da Vela y con un sistema dunar de gran valor científico natural.

La compañía Nabia, que presta servicios de transporte marítimo en la ría de Vigo, pretende abrir una línea entre esta ciudad y la playa a partir de julio. La Dirección Provincial de Costas, que depende del Ministerio de Fomento, le ha concedido su autorización, y argumenta que debe ser la Administración autonómica la que establezca las objeciones medioambientales. La Xunta, mientras, replica que la autorización ambiental es competencia exclusiva del servicio de Costas.

El servicio se implantará en julio sin ningún estudio de impacto

La zona de Nerga ha aparecido estos días empapelada con carteles de oposición de los vecinos, que ven muchos inconvenientes y ningún beneficio en la llegada masiva de visitantes a razón de 250 por servicio. Entre los primeros está la presión a la que se va a someter el arenal, que puede afectar a las dunas; la contaminación que produce en el agua el propio barco en la orilla; peligros para los bañistas y la afección a un banco de navaja del que tiene una concesión la cofradía de pescadores.

"No es que nos opongamos, es que nadie ha calculado el daño ambiental", sostiene un vecino de Nerga. Ese cálculo, en efecto, no existe. El director provincial de Costas, José Fernández, cree que no le corresponde exigir ningún estudio de impacto. "Es Red Natura, pero el barco en la orilla no afecta al dominio público marítimo-terrestre, y si así fuera deberían ser las consellerías de Medio Rural o de Medio Ambiente las que lo determinen". Medio Rural no tiene conocimiento oficial del nuevo servicio, y la de Medio Ambiente sostiene que las tramitaciones ambientales en dominio público "son competencia de Costas".

Así las cosas, la naviera se dispone a comenzar el servicio con el único informe de la Capitanía Marítima de Vigo, que establece una serie de indicaciones sobre el balizamiento de la playa y las condiciones de la maniobra, y con la autorización de Costas. Portos de Galicia, de la Xunta, como reguladora del transporte de ría, lamenta haber sido excluida por el departamento de Fomento de la tramitación, aunque está a favor de la implantación del servicio. Portos apuesta por instalar un pantalán desmontable en Nerga, una posibilidad descartada por Costas.

El alcalde de Cangas, Enrique Sotelo, del PP, que se enteró del proyecto "por la prensa", ha ido derivando de una aceptación inicial al escepticismo. "Yo he visto barcos de ese tipo en el Mediterráneo, pero aquí existe una cosa que se llama mareas; tengo muchas dudas", admite. Para complicar más las cosas, el Ayuntamiento desconoce si su autorización es preceptiva. Aunque lo que sí puede hacer es dificultar la línea, ya que el balizamiento veraniego de Nerga es de su competencia, y la implantación del servicio requiere un canal de uso exclusivo para la compañía naviera.

El director provincial de Costas alega que sus competencias son limitadas. "Tenemos las que tenemos; uno puede ir en un barco a cualquier playa y se le permite el varado, siempre que el Ayuntamiento así lo consienta", afirma Fernández. "Lo que nos parece es que el barco no le hace ningún daño al dominio público, otra cosa es que Capitanía Marítima diga si puede o no, o que el Ayuntamiento ejerza sus competencias".

El barco, que ya está en Cangas a la espera de realizar pruebas en la propia playa de Nerga, tiene el significativo nombre de Sentí la Costa Brava, costa en la que venía prestando el servicio. La gerente de Nabia, María Jesús Acuña, solo ve ventajas en su proyecto. "Retira coches del Corredor del Morrazo, siempre saturado en verano, elimina problemas de aparcamiento y evita la emisión de CO2".

Acuña resta importancia a las protestas vecinales: "A lo mejor se trata de gente que obtiene beneficios utilizando fincas particulares como aparcamiento". La previsión de Nabia consiste en abrir la nueva línea a principios de julio, inicialmente con tres servicios diarios en cada sentido con escala en Cangas y a un precio de cinco euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de junio de 2011