Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El turismo extranjero aumenta el 7,3% y anticipa un buen año

Las revueltas árabes y la recuperación en Europa impulsan el sector

La industria más tradicional del país, el sol y playa, está salvando este año los muebles de la economía. Durante los cinco primeros meses de 2011 llegaron a España más de 19 millones de turistas extranjeros, lo cual supone un incremento del 7,3% respecto al mismo periodo del año pasado, según la encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) del Ministerio de Industria. El arranque de año hace presagiar una buena temporada turística, impulsada sobre todo por las revueltas árabes -competidores tradicionales de Espa-ña- y la recuperación económica en los principales mercados emisores. El ministro Miguel Sebastián incluso afirmó ayer que las previsiones para todo 2011 apuntan a que esta industria alcanzará su cuarto mejor resultado de la historia.

Más de 19 millones de extranjeros visitaron España entre enero y mayo

Industria prevé que este año será el cuarto mejor de la historia

La costa española prevé colgar este verano el cartel de lleno. Ya lo hizo parte del litoral la pasada Semana Santa y los hoteleros tienen la única duda de qué ocurrirá con el turista nacional. La dura crisis española, que se traduce en una tasa de paro del 21,3% y un hundimiento del consumo interno, hace temer a los hoteleros que muchos se vean forzados a renunciar a sus vacaciones y quedarse en casa.

Sin embargo, esa misma crisis también les lleva a pensar que los que finalmente salgan optarán por un destino de proximidad. "La gente sigue viajando, aunque con un consumo mucho más controlado. Aun así, todavía es una incógnita porque el turista español tiene la costumbre de reservar a última hora", explica Bruno Hallé, socio de la consultora Magma Turismo.

De cualquier forma, el sector exterior -exportaciones y llegada de turistas foráneos- está tirando este año del carro. Las revueltas en el mundo árabe, sobre todo en Egipto y Túnez -dos de los principales competidores de España- han favorecido al litoral mediterráneo y, en especial, a Canarias. "Los operadores turísticos desviaron de inmediato sus reservas a las islas, que lo vendieron todo", añade Hallé. Canarias exhibió en los cinco primeros meses del año un crecimiento en la llegada de turistas del 21,1%, lo cual le permitió, además, contener su tasa de desempleo, que hasta finales del año pasado era la más alta de España. También el amago de nube volcánica en Islandia, según Hallé, hizo cambiar de planes a algunos operadores, que buscaron rutas turísticas "más seguras".

Cataluña fue durante este periodo la comunidad más visitada con 4,63 millones de turistas, seguida de Canarias (4,31 millones), Andalucía (2,77 millones) y Baleares (2,3 millones). Así como el turismo de costa subió, no sucedió lo mismo con el interior y en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, descendió el 1,7%, lo cual el Ministerio de Industria atribuye a la bajada de turistas italianos. Aun así, el director del servicio de Estudios de CatalunyaCaixa, Xavier Segura, auguró unos buenos resultados para las ciudades de Barcelona y Madrid, que atraen a turistas de mercados emergentes como Brasil, Rusia o países asiáticos.

Hasta mayo, Reino Unido fue el primer mercado emisor de viajeros. De ese país llegaron 4,41 millones de turistas -el 11% más- cuyas preferencias fueron Baleares, Canarias y Andalucía. A Gran Bretaña le sigue Alemania, cuyos 2,98 millones de viajeros optaron sobre todo por Baleares, mientras que en Francia (2,86 millones) tiraron por Cataluña. Pero las dos zonas geográficas que más crecieron fueron Holanda, el 24,7%, y los países nórdicos, el 20,4%. También crecieron a un ritmo de dos dígitos las llegadas de turistas belgas e irlandeses.

La mayoría de los visitantes, el 65,1%, se alojó en hoteles, lo que favoreció que el volumen de clientes de estos establecimientos creciera el 10,1%. El resto lo hizo en una vivienda de su propiedad, de amigos o de familiares o bien alquiló un apartamento. Ocho de cada 10, además, llegaron en avión, lo cual elevó el tráfico de pasajeros extranjeros el 9,2%.

El servicio de estudios de CatalunyaCaixa ha realizado unas estimaciones, aún provisionales, que señalan que España recibirá este año 55 millones de turistas, tres millones más que en 2010. Para el año que viene, la entidad espera que crezca al mismo ritmo y alcance los 58 millones.

El lobby turístico Exceltur contempla un crecimiento del 2,2% casi el doble de lo que el Gobierno prevé que crezca el conjunto de la economía española. "Eso no debería hacernos perder de vista que hay una parte del sector turístico, el de menor valor añadido, que a pesar del crecimiento de este año debe realizar reformas para ganar productividad y eficiencia", asegura Xavier Segura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de junio de 2011