Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FLAMENCO

Poesía y cante

Gran triunfo de Carmen Linares en esta noche que -no sabemos por qué- llevaba el título de Ensayo Flamenco 2012. Lo que hizo en realidad fue cantar letras de poetas modernos, entre otros Ortiz Nuevo, Valente, Miguel Hernández, García Lorca, Juan Ramón y Alberti. Aunque todas se llevaron la complacencia del público, evidentemente unas gustaron más que otras, unas se adaptaban también mejor que otras al flamenco, pues ya sabemos lo complicado que es llevar al cante poemas de los llamados cultos.

Se equivocó la paloma, de Alberti, fue uno de los más afortunados; tiene -además de su extraordinaria belleza- un endiablado juego de metáforas, un ir y venir de elementos tristes, dulces, dramáticos. El cante sobre poemas de Hernández, quizá también por ser bastante conocido, encaja bien en la audiencia. Y por supuesto de García Lorca, aquellas canciones populares por él adaptadas, el Jaleo, jaleo, y demás.

SUMA FLAMENCA: ENSAYO FLAMENCO 2012

Cante: Carmen Linares. Toque: Salvador Gutiérrez, Eduardo Pacheco. Piano: Pablo Suárez.

Teatro de La Abadía. Madrid, 21 de junio.

Carmen lo cantó todo con su voz natural, superando el envaramiento inicial, inevitable. Tuvo una gran actuación, rica en matices y con fuertes dosis de jondura. La acompañó gran parte del recital el piano, en un acoplamiento excelente. La otra parte fue acompañada por el conjunto.

Y hubo dos números de baile a cargo de Rafaela Carrasco, quien acreditó imaginación y originalidad, en una feliz simbiosis. Aparte de exhibir una gran dosis de técnica. Su baile no se parece al de nadie, es personal y a veces tiene giros realmente inéditos, que trascienden lo habitual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 2011