Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reaparición de John Galliano... en los juzgados

El diseñador se sentará en el banquillo mañana por proferir insultos racistas

Poco se sabe de él desde que en febrero fue protagonista de un altercado de tinte antisemita en el café La Perle de París. Cuentan que se refugió en una clínica de Arizona a la que acuden famosos para librarse de sus adicciones. Pero mañana John Galliano vuelve a escena en un juzgado de París. De lo que suceda allí dependerá en buena parte su futuro. La vista está fijada para la tarde. El diseñador británico se enfrenta a varios cargos por dos altercados separados en el tiempo pero similares, en los que se le acusa de haber proferido insultos antisemitas. Galliano estará presente en la sala y, según han informado sus abogados, alegará en su defensa su dependencia de las drogas y el alcohol. Se enfrenta a una pena de hasta seis meses de cárcel.

En su defensa, el modisto alegará problemas con el alcohol y las drogas

MÁS INFORMACIÓN

"Amo a Hitler". Con estas tres palabras grabadas frente a la cámara de un teléfono móvil, John Galliano arruinó su brillante carrera en el mundo de la moda.

Una nota interna de la casa Dior de diciembre de 2010, filtrada hace unas semanas por la prensa francesa, revelaba que hacía años que la firma estaba al tanto del alcoholismo del creador y temía que la situación pudiera estallar. Pero todo se precipitó cuando una pareja y una mujer acusaron al excéntrico exmodisto de Dior de haberles insultado en un bar, con expresiones como "sucia cara de judío".

En el juicio se espera la presencia de cinco testigos, tres de los cuales parece que declararán a favor de Galliano. Otros dos, sin embargo, están dispuestos a confirmar que escucharon las declaraciones antisemitas denunciadas. Y es que hay división de opiniones sobre lo sucedido. Hay quien sostiene que Galliano no es en realidad un admirador de Hitler y un antisemita, sino un hombre con problemas.

"Todo lo que él ha hecho hasta ahora muestra que no es racista. Al contrario", comentó su colega Jean-Paul Gaultier. "Es triste, porque tiene mucho talento", añadió.

Otro maestro de la moda, Christian Lacroix, contó recientemente cómo él y otros modistos habían observado que "desde la muerte de su más estrecho colaborador, Galliano se fue deprimiendo poco a poco y huyó en el alcohol". Lacroix tiene una vivienda a unos 200 metros de la de Galliano y mantenía una cierta amistad con él.

Uno de los pocos colegas del sector que se ha posicionado contra Galliano fue el alemán Karl Lagerfeld. "Ha dado una imagen horrible del mundo de la moda, porque la gente creerá que todos los diseñadores y el conjunto del sector somos así", dijo a la revista Women's Wear Daily.

Mientras, la casa Dior no ha mostrado indulgencia con el que fuera su director creativo. Lo despidió el 1 de marzo y presentó su última colección sin su presencia. Antes de que comenzara el desfile, el presidente de Dior, Sidney Toledano, subrayó los valores de la firma y abogó por el "respeto a las víctimas del Holocausto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011