Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VAMOS A...LAS PALMAS

La corsetera de Paris Hilton

Tiendas de lencería sexi y 'boutiques' de bañadores en Triana. Tapas a un euro y mojo picón en Vegueta. Una ruta de barrio con música en directo en la playa

Los pasos nacen más rítmicos en Ping Pong Shop (Viera y Clavijo, 23) al son sabrosón de sus novedosos mojitos de fresa, receta importada de París. Esta tienda del barrio de Triana, con publicidad vintage en su fachada y diseño futurista interior, combina marcas de moda (Wesc, Sessùn, Merc, Sixpack) con un bar-cafetería que cada mes cambia el país que inspira sus platos. En junio toca India. Stereotokio (Domingo J. Navarro, 9), ropa deportiva masculina retro con líneas de Nike, New Balance o Fred Perry, también programa actividades culturales. Otro comercio híbrido, esta vez de ropa, peluquería y diseño gráfico, es Mínimo Lab (Peregrina, 7), hoy con ropa de jóvenes diseñadores de Bali, Bangkok, Suecia y Hong Kong. Al lado, la puerta de la pastelería Siria Oriente Próximo (Peregrina, 5) se abre para ofrecer té verde y riquísimos dulces con predominio del sésamo, aunque si se prefiere producto local nada mejor que el bocadillo de pata de cerdo con queso tierno y salsa de aguacate en Patapán (Perdomo, 4). Zumolandia (Viera y Clavijo, 18), un histórico que exprime mangas, guayabas, piñas, papayas, tunos indios y plátanos de la tierra, y Coco Café (Arena, 10) son otras opciones recomendables para un alto durante el pateo de un barrio que ha acogido a los indignados del 15-M en su parque de San Telmo.

La crisis ha convertido este barrio en hervidero de comercios que abren y cierran a un ritmo que desmiente los clisés de lo canario. La ropa cómoda, sexi y femenina de Aurelia Gil Store (Domingo J. Navarro, 35), joven modista canaria cuya corsetería inspirada en los años cuarenta fue utilizada por Paris Hilton para un videoclip; y Mamáyalosabe (Francisco Gourié, 53), por sus prendas femeninas con aplicaciones, accesorios y complementos de autores locales, españoles y portugueses, son más posibilidades.

Aunque si hay una parada recomendable es la de la tienda XTG (Travieso, 11), firma canaria de ropa interior y bañadores cuyos coloristas diseños marcan tendencia también fuera de las islas.

Si es jueves, salir en Las Palmas pasa por aprovechar la oferta de tapas a un euro del barrio de Vegueta. Almogrote gomero de picoteo y polvito de postre (leche condensada al baño María en nata y galleta molida espolvoreada) en Bienmesabe (Armas, 13), al calor de espontáneas parrandas que entonan isas y boleros. Es buena opción entre tasca y tasca, por ejemplo, la animada Siete Viejas (La Pelota, 6). Si es sábado, la ronda hay que empezarla a las cinco y media de la tarde en La Guarida (paseo de Las Canteras, 77), que ofrece 90 minutos de concierto de grupo local con el mismísimo paseo de la playa como un decorado. A las siete y media la marcha continúa playera con nuevos conciertos en NYC Taxi (Numancia, 49), para derivar entre perrofláutico y moderno (con más directos) en las plazas del Pilar (terraza Tiramisú) y de la Música (Mojo Club e Ibex 35), junto al Auditorio Alfredo Kraus. Ambientes irreverentes que en Triana podemos encontrar en el bar-terraza La Gamba (pasaje de Lagunetas, 28) como en ningún otro sitio. La noche acelerada la veremos en Delta 79 (Ruiz de Alda, 14), y Fortuni (Isla de Cuba, 6), la disco de moda con Paul Wizard y Nayra Iglesias de acreditados dj y diseñadora, respectivamente.

Para dormir bien y en ambiente bohemio, el hotel Madrid (Plaza Cairasco, 4); en ambiente suntuoso, el hotel Santa Catalina (León y Castillo, 227). Si el viajero en cambio prefiere playa, a pie de arena de Las Canteras encontrará todo tipo de propuestas. No defraudarán.

Para comer igual de bien que de barato nunca fallarán los populares Imperial 2 (Eusebio Navarro, 27; cordero y costillas de cerdo) y Casa Carmelo (Secretario Padilla, 106; calamares saharianos y pulpo frito). Pero Las Palmas saborea delicias de todo el mundo por la potencia de su puerto desde finales del siglo XIX. En muchos casos son restaurantes consolidados desde hace décadas. El Fuji (japonés; Fernando Guanarteme, 56); Los Cedros (libanés; Los Martínez de Escobar, 68); Club Hindostánico (India, León y Castillo, 415); La Gioconda (italiano; Doctor José Juan Megías, 6); Balalaika (ruso; Prudencio Morales, 37); Kang Chon (coreano; Sargento Llagas, 9); Caspio (persa; Juan Manuel Durán González, 30), Thomas algo? (austriaco, Francisco Gourié, 41); Siesta (escandinavo; El Hierro, 23); El Arrosar (gallego; Salvador Cuyas, 10); El Novillo Precoz (uruguayo; Portugal, 9). Insuperables caipiriñas en el italiano Piemonte (paseo de Las Canteras, 48) y dry martinis en el Glamour (francés; paseo de Las Canteras, 14). Los hot dog más populares, en Ricardo (Salvador Cuyás, 9). Si se busca cocina de autor, pocas opciones como La Butaca (Alameda de Colón, 1) y Deliciosa Marta (Pérez Galdós, 23). Para cocina del país, El Herreño (Mendizábal, 5); Lagunetas (Constantino, 16); y La Marinera (paseo de Las Canteras, 1), donde no fallarán las papas con mojo, el potaje de berros, el gofio escaldado o la vieja sancochada, cuatro de las principales delicias del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011