Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Maestranza apuesta por los cantantes líricos españoles

La reposición de Las bodas de Fígaro, de Mozart, una producción propia que se estrenó en 1999 con la dirección de escena de José Luis Castro, abrirá la próxima temporada del Teatro de la Maestranza de Sevilla el 29 de septiembre. El espacio lírico, que ha cumplido 20 años, ofrecerá ocho óperas y una zarzuela. Además, su escenario albergará recitales de la soprano Barbara Hendricks, del barítono Thomas Hampson, de los cantaores flamencos Miguel Poveda y Estrella Morente o de intérpretes de otras músicas como Pat Metheny, Luz Casal y Pasión Vega. En la danza podrán verse, entre otros, al Ballet de la Ópera de Varsovia y al Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín de Buenos Aires.

"En los elencos de los cantantes le hemos dado mucha importancia a la presencia de artistas españoles, algo que es una de mis prioridades", destacó ayer Pedro Halffter, director artístico de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) y del teatro. Así, La valquiria, el segundo título de la tetralogía de Wagner, estará protagonizada por José Ferrer, y Lucia di Lammermoor, de Donizetti, contará con las voces de los andaluces Mariola Cantarero y Juan Jesús Rodríguez.

"Una de nuestras prioridades tiene que ser el apoyo al Teatro de la Maestranza y a la ROSS. Tenemos que hacer todos los esfuerzos y buscar patrocinadores, para sacar adelante la temporada, para conseguir que Sevilla sea un referente cultural en todo el mundo", así de comprometido se mostró ayer el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, en su primera comparecencia como uno de los patronos del Teatro de la Maestranza y de la ROSS. El presupuesto del teatro, del que también son patronos la Diputación de Sevilla, la Junta y el Ministerio de Cultura, es de 3.200.000 euros para la temporada 2011-2012; mientras que la ROSS, que depende de la Junta y el Ayuntamiento, contará con 1.100.000 euros.

"El Maestranza es uno de los proyectos culturales de más éxito en las últimas décadas en España porque ha hecho que el público lo sienta como algo propio", destacó Félix Palomero, director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y Musicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011