Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Córdoba presume de sus lazos con Fez y Cairuán

Córdoba mantiene estrechos lazos que la unen con otras dos ciudades del marco mediterráneo, la marroquí Fez y la tunecina Cairuán. La memoria y la historia, pero también las costumbres, las palabras y las tradiciones acercan a estas tres capitales declaradas Patrimonio de la Humanidad. Estos paralelismos se recorren en la exposición inaugurada ayer en la Sala Orive de Córdoba, bajo el título de La memoria compartida. Córdoba entre dos orillas, que se podrá visitar hasta el 24 de julio.

La historiadora y patrimonialista Virginia Luque es la comisaria de esta muestra, eminentemente didáctica y explicativa y basada en paneles con textos y fotografías. "Córdoba fue una ciudad de gran importancia en la Edad Media como nexo de unión entre el Magreb y Europa", explicó ayer la experta. "Fue flujo y reflejo de conocimiento, de saber y de personas que estaban unidas por el mar Mediterráneo", continuó.

La exposición se divide en distintos apartados temáticos: las ciudades o medinas, los mercados o zocos, los saberes, los nombres y la memoria misma compartida. A través de imágenes y comentarios, el visitante descubre las similitudes paisajísticas entre el campo de abigarradas casas que constituyen el trazado urbano de Córdoba con el de sus gemelas marroquí y tunecina. También las murallas, cuyos lienzos todavía se conservan en buena parte, serpentean de manera parecida en Córdoba y Cairuán. Especialmente en la calle cordobesa que lleva el nombre de la tunecina y viceversa. En ambos casos se trata de avenidas en las que la muralla, originariamente árabe, domina el entorno. Las dos ciudades están formalmente hermanadas desde 1968. Córdoba y Fez también hicieron lo propio en 1990. Los hermanamientos entre las ciudades son un hecho simbólico que, en opinión de Luque, representan mucho. "Porque somos más parecidos de lo que nos imaginamos. Ellos se reflejan en nosotros mismos y siguen sintiendo Córdoba como una ciudad cercana y viva en su memoria".

El recuerdo se encuentra también en la vida cotidiana. En las costumbres artísticas, como los cordobanes o guadamecíes de Córdoba ligados a las encuadernaciones y guarnicionerías de cuero tunecinas o en los nombres de los productos que podemos encontrar en mercados y zocos: el comino o kammum, la cúrcuma o kurkum''.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 2011