Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un alcalde admite que ofreció dinero por ir en la lista del PP

"Le hablé de 1.000 euros, pero no pensaba pagar" - El regidor de Baltar declara ante el juez por coacciones a socialistas

José Antonio Feijóo renovó el 22-M la alcaldía de Baltar (1.100 habitantes) para sí mismo y para el PP provincial. El alcalde del pequeño municipio ourensano estaba denunciado desde hacía semanas por la farmacéutica del pueblo y por varios integrantes de la candidatura del PSOE. Aseguraban que había coaccionado y perseguido a la cabeza de lista, que había intentado "comprar" a un candidato y que amenazó a la farmacéutica para conseguir su propósito de que la empleada no fuera en la lista de los socialistas. Los vecinos le renovaron la mayoría absoluta, con un concejal extra, pero también sentaron en el salón de plenos a las dos socialistas que lo denunciaron (el PSOE no tenía representación). Ayer, Feijóo compareció ante el juez de Bande, reconoció el relato de los hechos de la denuncia, admitió que intentó captar para su candidatura a las socialistas y confirmó que realizó con su coche el mismo recorrido que una de ellas. Pero negó las coacciones y las amenazas.

El acusado niega que amenazase a candidatos rivales para que se retiraran

Durante más de dos horas, el alcalde de Baltar expuso ante el juez su versión de los hechos. El relato coincide punto a punto con el de los denunciantes, pero el regidor ofreció otra explicación que contradice la que estos ofrecen. Feijóo reconoce que el mismo día y a la misma hora en que la candidata del PSOE a la alcaldía metió su coche por las corredoiras del pueblo para "escapar del alcalde que la perseguía en el suyo", lo que en realidad hacía era "dar un paseo, y no perseguirla". También admite su encuentro con otro integrante de la candidatura que en la denuncia destaca que el alcalde, de visita en su casa, le dijo que "estaría dispuesto a perder 5.000 o 6.000 euros" para que no fuera en la lista del PSOE. Pero Feijóo matiza que "no intentaba comprarlo, nada más lejos" de su intención. Y añadió ante el juez que la cantidad que había mencionado ante el socialista "era solo de 1.000 euros, que bajo ningún concepto le pagaría". Era solo una "forma de hablar". Del mismo modo reconoció el alcalde sus encuentros con la farmacéutica del pueblo, que no milita en ningún partido y que firma la denuncia acusándolo de amenazarla con una disminución de la clientela en caso de que mantuviera en su puesto a la empleada y candidata socialista.

El alcalde admite los encuentros que mantuvo con ella en el negocio y las tres llamadas telefónicas que realizó a la boticaria, pero no así las amenazas. Y reconoce igualmente haber acudido al centro de salud en el que trabaja la número uno del PSOE para intentar llevársela a su lista "con la única intención de hacerla más fuerte". Cuando los socialistas anunciaron que presentarían una denuncia por las actuaciones que tildaron de "mafiosas" y "neonazis" del regidor, Feijóo y el PP provincial contraatacaron anunciando otra querella contra el PSOE por injurias. De momento no se ha presentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 2011