Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Frenazo en las subvenciones

El Gobierno reduce un 37% las ayudas a las empresas, y las CC AA, el 22%

No hay dinero. Es la queja permanente de las empresas ante el cerrojazo del grifo de la financiación bancaria. Especialmente de las pymes, que además se lamentan de la escasez de subvenciones para apoyar sus negocios y de la dificultad para conseguirlas. Y no les falta razón.

Como consecuencia de la crisis y del déficit que acumulan, las Administraciones públicas rebajaron un 30,7% el capital destinado a subvenciones a empresas en 2010, según el informe elaborado por Axesor. La compañía especializada en servicios de información empresarial explica que mientras el Gobierno recortó un 37% el montante económico de sus ayudas, las comunidades autónomas lo hicieron en un 22% de media. El resumen es que estas Administraciones repartieron en conjunto casi 3.900 millones de euros en apoyo financiero a 51.704 grandes y pequeñas empresas españolas, frente a los más de 5.500 millones de 2009 para un número similar de beneficiarias.

51.000 empresas recibieron 3.900 millones en fondos públicos en 2010

"La caída del importe concedido se debe fundamentalmente al enorme esfuerzo, sobre todo estatal, para apoyar a la industria española en 2009 ante la mayor crisis económica y financiera desde 1930 que paralizó el comercio exterior y la demanda interna, así como para hacer frente a algunas amenazas latentes de deslocalización", mantiene Francisco Javier Ramos, analista de Axesor que ha dirigido el informe. "Las autonomías hicieron un esfuerzo para suavizar el ajuste en 2010, especialmente orientado a apoyar a la pyme, que recibe el 75% de los fondos en lugar del 62% como un año antes".

En su opinión, durante el ejercicio en curso se notará un mayor frenazo en la financiación autonómica a la empresa; no en vano, asegura Ramos, en lo que llevamos de 2011, el importe que conceden está cayendo un 16,5%, por encima de la disminución estatal. A todos los Gobiernos, sobre todo a los regionales, les pesa el déficit y no pueden dedicar recursos a financiar a empresas.

Claro está, el tejido empresarial lo nota y lo sufre. "Tanto el número como el montante de las ayudas se han reducido significativamente. Y, lo que es peor, ha aumentado la incertidumbre sobre las convocatorias en concurrencia competitiva, ya que muchas de ellas o bien han menguado sus fondos considerablemente o han desaparecido directamente", sostiene el director general de Gradiant, Fernando Pérez-González. Constituido en 2007 por 11 empresas, se trata del Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia, especializado en proyectos de I+D+i por los que factura cerca de 3,3 millones de euros con 60 empleados.

Para Sanyu Karani, consejero delegado de Econet, consultora especializada en ayudas y subvenciones, al problema del menor dinero público disponible para las empresas se suma su inferior capacidad para ejecutar proyectos debido a la carencia de financiación bancaria, pues los fondos públicos no son más que una parte de los que necesitan estos desarrollos privados, que, encima, se basan en unos planes de negocio que hay que revisar a medida que se tramita la subvención. Normalmente, agrega, la gestión de la ayuda pública tarda entre 6 y 18 meses.

Además, muchas de las subvenciones van a parar a las empresas de mayor tamaño en lugar de a las pymes. Y son de mayor importe. "Cuando buena parte de ellas no se las merecen porque hacen poca o ninguna inversión en I+D y se han llevado y se siguen llevando mucho dinero público", afirma Pérez-González. Según Axesor, los fondos medios recibidos por las grandes suman 618.000 euros por compañía, en tanto que las pequeñas y medianas reciben 57.500 euros. Ambos montantes se redujeron en comparación con el año anterior, en el caso de las grandes sociedades, casi a la mitad y llegaron al 4% del tejido empresarial nacional.

La industria manufacturera, el comercio y las actividades científicas y técnicas se llevaron la parte del león de las subvenciones en 2010. Aunque fueron las empresas energéticas (sobre todo las dedicadas a producir energía fotovoltaica o solar) las que más vieron incrementarse el volumen de sus fondos, con un 18% respecto al año anterior. Estas compañías acaparan el mayor importe medio en las ayudas: 234.000 euros, por delante de las firmas de tecnología de la información y la comunicación, las manufactureras o las financieras, que superan los 100.000 euros.

Estas subvenciones se dedican en su mayor proporción a la mejora en la eficiencia de las empresas, la formación de trabajadores, el fomento del empleo, la I+D, el medio ambiente, la cohesión territorial, etcétera, indica Ramos. "Y requieren una maquinaria administrativa que no hemos conseguido que sea ágil. Las Administraciones no han entrado en el 2.0", zanja Karani.

Austeras y generosas

¿Cuál es la comunidad autónoma que más subvenciones reparte entre las empresas? Como es lógico, la de Madrid, con 728 millones de euros (el 18% del total), pues es donde se concentran las sedes corporativas y, por tanto, se beneficia de más fondos estatales (casi el 28% del conjunto). Los autonómicos no alcanzan el 30% del total, como ocurre en Cataluña, Aragón, País Vasco y Navarra. Y además, tanto Madrid como Cataluña y Castilla y León las han recortado por encima del 40% durante 2010.

En términos absolutos, dice Axesor, Andalucía encabeza el ranking de recursos financieros destinados a las empresas, por delante de la Comunidad Valenciana (que es la que elevó en mayor medida sus subvenciones el año pasado, un 100%) y Galicia.

Andalucía, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia y La Rioja aportan más del 50% de los recursos totales que perciben sus empresas en ayudas públicas. Aunque si se tiene en cuenta el esfuerzo que hace cada región en función del tamaño de su tejido empresarial, añade la compañía de información financiera, serían La Rioja, Cantabria, País Vasco y Castilla-La Mancha las primeras.

El autor del informe, Francisco Javier Ramos, señala que el importe de las subvenciones que otorgan otras Administraciones de rango inferior (Diputaciones, Ayuntamientos...) ascendieron a 2,2 millones de euros el año pasado, apenas un 0,06% del total repartido en ayudas públicas. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 2011

Más información