Reportaje:

¿Quién manda en la leche?

La francesa Lactalis y la portuguesa Lactogal marcan los precios a la baja

El mercado nacional de leche, entre el consumo del producto fresco y los derivados, oscila entre 8,5 y 9 millones de toneladas al año. Frente a esa demanda, estabilizada en los últimos tiempos, España tiene asignada solo una cuota de 6,3 millones de toneladas y su producción real es de 6 millones.

Esta situación de déficit podría ser un pasaporte para que los ganaderos disfrutasen de precios rentables y más elevados que los existentes en otros países europeos altamente excedentarios como Alemania, Francia, Dinamarca u Holanda. Sin embargo, las cotizaciones en origen en España se hallan casi 3 céntimos de euro por debajo de la media comunitaria (0,31 euros frente a 0,337 euros el litro). Esta situación supone un desincentivo para la producción de las explotaciones ganaderas y puede ser la antesala de lo que suceda a partir de 2015, cuando Bruselas aplique la supresión de las cuotas y la libertad de producción.

Las importaciones y la marca barata de la distribución son otros protagonistas
Covap, Iparlat, CLAS, Nestlé, Pascual y Danone pagan los precios más altos

En la industria láctea española funcionan más de 600 empresas de tamaño grande o mediano, además de otras muchas de carácter familiar. Sin embargo, apenas una docena acaparan más del 60% de las recogidas, y solo seis grupos, el francés Lactalis (Lauki, Prado, Puleva y Forlasa), Central Lechera Asturiana (CLAS), Pascual, Iparlat, Lactogal-Celta y Río-Leyma, controlan más de la mitad de la producción.

La formación de los precios en origen responde actualmente a la estrategia de cada empresa en los lineales; al volumen y precios de las importaciones de leche por parte de las empresas; a las importaciones directas de leche envasada, quesos y productos derivados de la gran distribución (especialmente Grupo Carrefour, Alcampo o Lidl), y, finalmente, a la política de precios bajos para la marca de la gran distribución que las empresas trasladan a los ganaderos.

Un estudio elaborado por la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) tras analizar miles de facturas concluye que existen dos grupos claramente diferenciados en la política de precios en origen. En la parte alta de las cotizaciones -es decir, los que pagan más por la leche- se hallan las cooperativas Valle de los Pedroches (Covap), Central Lechera Asturiana, Iparlat-Kaiku, Pascual, las multinacionales Nestlé y Danone, y las compras para la marca Puleva. En el pelotón de precios más bajos destacaría la multinacional Lactalis-Lauki y los portugueses de Lactogal-Celta, que ha desbancado en esas posiciones bajistas a grupos españoles como Río-Leyma.

Por comunidades autónomas, los precios más bajos de la leche corresponden a Galicia, con una media de poco más de 0,30 euros el litro. Esa comunidad supone casi el 40% de la producción de leche en España, con 2,3 millones de toneladas. Los precios en otras zonas productoras de importancia, como Cantabria, País Vasco y Navarra, se hallan igualmente a la baja, ligeramente por encima de los 0,31 euros. Castilla y León ocupa una posición intermedia, con algo más de 0,32 euros. En la parte alta de los precios estaría Andalucía, con una media de 0,34 euros y una producción de solo 450.000 toneladas, que no cubre su demanda, y Asturias, con una producción importante de 540.000 toneladas, pero con un fuerte peso de la cooperativa Central Lechera Asturiana, que necesita adquirir leche fuera del Principado para cubrir sus necesidades. En la parte media alta, con 0,33 euros, se hallan Cataluña y Aragón; el resto de las zonas apenas tienen producción.

Por empresas, a la cabeza de los precios se halla la cooperativa del Valle de los Pedroches, Covap, que opera especialmente en Andalucía, con una cifra de 0,36 euros el litro. A su estructura cooperativa, Covap suma el hecho de hallarse en una zona deficitaria donde todas las empresas se ven abocadas a pagar precios por encima de los 0,34 euros. Central Lechera Asturiana también paga un precio medio de 0,34 euros el litro, aunque tiene una estrategia de compras en función de los mercados en cada zona de suministro. Los precios más caros pagados por la cooperativa corresponden a Asturias, donde tiene la base de socios. En Cataluña, las cotizaciones medias del mercado son de unos 0,33 euros el litro. Sin embargo, en Galicia paga la media del sector, por debajo de los 0,31 euros, al igual que en País Vasco y Cantabria. Pascual paga los precios más caros en Castilla y León y en Cataluña, por encima de los 0,33 euros. En Galicia, Cantabria o País Vasco paga cerca de los 0,32 euros. En la misma línea de Pascual se halla Danone, con una media de 0,33 euros el litro. Paga más caro en Andalucía, Cataluña o Castilla y León, y por encima de la media en las zonas excedentarias del norte.

Lactalis, futuro líder del sector lácteo en el marco comunitario tras la compra de

Parmalat, es ya líder en España en recogida de leche, con algo más de un millón de toneladas. Según los datos del estudio, Lactalis paga los precios más bajos en Galicia, en Castilla y León, en el País Vasco o Cantabria. Frente a esta estrategia de aprovisionamiento barato, el mismo grupo practica precios en la parte alta o media para las compras de materia prima destinada a Puleva.

Según Román Santalla, la política de compras del grupo líder es importante para la evolución de los precios en el sector. Y desde esa perspectiva, el responsable de ganadería de la organización agraria no se explica la actitud de la Administración ante las políticas de tirar los precios por parte de una multinacional, algo que no hace en su país de origen. La misma situación se repite en el caso de la portuguesa Lactogal-Celta, que paga los precios más bajos en Galicia, donde tiene la mayor parte de su aprovisionamiento.

Junto a la política propia de cada grupo para la venta de sus marcas propias, los precios de la leche en origen están marcados cada vez con más fuerza por la estrategia de los grandes grupos de la distribución para sus marcas propias. Según los datos del último año, el porcentaje de este tipo de marcas se ha estabilizado en torno al 55%. Los precios medios de este tipo de marcas se sitúan en una media del 20%, por debajo de las marcas de los fabricantes, reducciones que en todos los casos se trasladan a los precios en origen en el campo.

Finalmente, en la formación de los precios de la leche en origen desempeñan un papel clave las importaciones. Varios grupos industriales adquieren unas 500.000 toneladas de leche líquida a granel en el exterior, especialmente en Francia, a precios baratos, y casi otras 200.000 toneladas de leche envasada la importa directamente la gran distribución. Esa misma gran distribución juega su papel bajista con la compra del equivalente a 2,9 millones de toneladas de leche en quesos y derivados junto con el grupo TGT, el mayor importador de quesos del país.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS