Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos se enfrentan a Fenosa por arrasar fincas en Punxín

Unas desbrozadoras destrozaron nidos y antiguos muros

Dos grandes desbrozadoras de Gas Natural-Unión Fenosa arrasaron hace unos días con fauna -fundamentalmente pájaros- en época de cría y derribaron antiguos muros vecinales en la localidad ourensana de Punxín. La compañía realizó la habitual limpieza de silvas en el entorno de los postes de su propiedad pero, según las agrupaciones ecologistas Coto do Frade y Matar por Matar Non, a diferencia de otros años el método fue diferente por criterios economicistas: "Las dos grandes máquinas realizaron en una sola mañana el trabajo que antes ocupaba a varios trabajadores". Los vecinos aseguran que con las grandes máquinas pueden realizarse en 24 horas las tareas que con más mano de obra "y más cuidado" llevarían 20 días.

El conflicto entre los ecologistas y Fenosa ha culminado en una denuncia de la empresa contra un representante de Matar por Matar, Non al que la eléctrica acusa ante la Guardia Civil de haber agredido "con un empujón" a un operario en la tarde del lunes, cuando se desarrollaban los trabajos de limpieza.

Gas Natural-Fenosa no niega las acusaciones de los ecologistas respecto a posibles destrozos "puntuales" con su actuación, pero sostiene que "siempre" repara los daños que los vecinos "reclaman y pueden justificar". "Tendrán que demostrar con material gráfico que la empresa provocó daños", señala un portavoz de la empresa. "Los pájaros no son propiedad de nadie".

La compañía desmiente la finalidad economicista de su actuación. "Las empresas contratadas deciden en función de las necesidades cuántos operarios y cuántas máquinas utilizan", señala el portavoz frente a la denuncia de los ecologistas, que aseguran que en años anteriores la mayor parte de las zonas por las que discurre el tendido eléctrico se desbrozaban manualmente y "los daños y molestias eran mínimos".

Coto do Frade asegura que Fenosa "invadió fincas ajenas sin autorización, derribó los muros protegidos como patrimonio etnográfico que encontró a su paso y entró sin consideración en los refugios de fauna destruyendo, de paso toda la señalización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2011