Entrevista:JESÚS VÁZQUEZ | Conselleiro de Educación

"El decreto del gallego eliminó un problema"

A punto de terminar el primer curso con el decreto de la lengua que reduce el gallego en las aulas, Vázquez lo defiende como algo necesario para cambiar "una situación creada por el anterior Gobierno a la que nunca se debió llegar"

Se le pregunte por lo que se le pregunte, en casi todas sus respuestas repite una máxima: "La Administración tiene que solucionar problemas, no generarlos". Es lo que hizo la Consellería de Educación, en opinión de su titular, Jesús Vázquez (Nüremberg, 1967), con el Decreto do Plurilingüismo, que reduce la presencia del gallego en las aulas y cumple ahora su primer curso de implantación

Pregunta. ¿Qué balance hace del decreto de la lengua?

Respuesta. Positivo. Se llegó a generar una situación a la que nunca se debió de llegar por decisiones arbitrarias e impositivas del anterior Gobierno que iban en contra de una mayoría de la sociedad. El nuevo decreto contribuyó a eliminar un problema.

"Podremos ver consultas a partir de septiembre u octubre"
"La norma del plurilingüismo se está cumpliendo. No hay insumisión"
"Aumentaremos la exigencia de idiomas en el profesorado"
"La situación previa al decreto de la lengua iba contra la mayoría"

P. Al principio del curso los sindicatos anunciaron una insumisión masiva al decreto. ¿Se han detectado problemas?

R. No. No más allá de lo que es habitual y no en torno al uso de lenguas. No hay una situación que nos pueda decir que hubo anomalías con el cumplimiento del plurilingüismo. No.

P. ¿Ha habido alguna actuación especial destinada a controlar que se cumple el decreto?

R. No vamos a utilizar nunca como se usó por parte del anterior Gobierno un cuerpo con más carácter de imposición que de diálogo. Y no entendemos que se produjera ninguna situación anómala para que tuviéramos que actuar. No hay razones porque la comunidad escolar demostró que tiene la preocupación de generar un sistema educativo de calidad y excelencia.

P. ¿Entonces la amenaza de insumisión no se ha cumplido?

R. No tengo constancia. Fuera de los titulares en prensa que pudo haber, no.

P. El plurilingüismo se planteó de forma progresiva. Tras un año de prueba, ¿puede concretar cuándo se llegará al objetivo de un tercio en cada lengua?

R. No, no me gusta fijar fechas. Está en 58 centros. Tenemos un propósito de llegar a 160 esta legislatura. Esperemos que el curso que viene lleguemos a 100 y seguir incrementando las secciones bilingües haciendo hincapié en la formación del profesorado para que redunde en la del alumnado. A los docentes se les va a pedir un nivel B2 y el propósito es ir haciendo mayores exigencias. Será a medio y largo plazo cuando se puedan ver los frutos de estas medidas.

P. El decreto establecía una consulta a infantil sobre el idioma. ¿Qué porcentaje de padres eligió castellano y cuál gallego?

R. Era una pregunta, no una votación. Es algo avalado que también se hace en otras comunidades. No solo es lo normal, sino lo lógico que se le pregunte a los padres por la lengua materna de su hijo.

P. No ha respondido cuál fue el porcentaje de padres que eligieron gallego y cuál castellano.

R. Se está obteniendo la información y nuestro compromiso en el Parlamento es dar los datos antes de fin de curso. Reflejarán la realidad sociolingüística.

P. La elección se hizo en septiembre y todavía no tienen los datos. No parece que la consellería haya sido muy ágil.

R. Eso es una percepción.

P. El único dato que se conoce es el que dio el sindicato STEG, que refleja que el 90% de los alumnos de las ciudades están escolarizados en castellano. La consellería ni desmintió ni ratificó.

R. No tengo la costumbre de entrar en discusiones ni hacer comentarios sobre cuestiones que hablen ciertas personas. Daremos el dato real en su momento.

P. La ley de convivencia, a punto de ser aprobada en el Parlamento, dará la posibilidad a los padres de votar la lengua de las asignaturas. ¿Podremos ver esto el próximo curso?

R. La ley abre la posibilidad de hacer una consulta en torno a la lengua, pero es muchísimo más amplia. Lo que procuramos con esa ley es que los padres puedan tener un nivel de participación e implicación mucho mayor sin interferir en la autonomía del centro. También se pueden hacer consultas al profesorado. Entendemos que si queremos adoptar decisiones que no generen conflictividad ni vayan en contra de la sociedad, lo lógico es poder consultar en torno a ciertos temas, entre los que por supuesto entra el uso de las lenguas. Es necesario otorgarle unos beneficios a los docentes con una ley porque se llegó a una situación que es insostenible en estos momentos y es necesario apoyarlos en su labor.

P. ¿El curso que viene habrá consultas sobre la lengua?

R. No puedo saber lo que vamos a ver el año que viene. Veremos cuándo se aprueba la ley; debería ser a finales de este mes. Y cuando se apruebe se establecerán las pautas para desarrollarla, pero hacer una consulta no es cosa de un día o de dos.

P. ¿Pero entra dentro de lo posible que se pueda hacer el año que viene una consulta?

R. Las consultas podemos ponerlas incluso en el mes de septiembre u octubre.

P. ¿Sobre el idioma?

R. No me planteo esa cuestión. Hay unos trámites que llevan su tiempo.

P. Esta misma ley de convivencia nace para solucionar problemas en los centros. ¿Qué aporta en casos como el de la niña musulmana de Arteixo penalizada por llevar velo?

R. Quien decide es la familia. Pero los centros tienen autonomía, que nosotros respetaremos e impulsaremos. Estamos trabajando en unos contratos programa que esperemos que den resultado y reforzar la autonomía del centro. La Administración educativa se implicará donde tenga que hacerlo y resolver conflictos.

P. ¿No debería haber un criterio común en casos como este?

R. En el momento en que hay un reglamento común no hay autonomía, hay una imposición

P. ¿Puede tener la consellería un problema a la hora de velar por la escolarización de todos los alumnos si se respeta escrupulosamente esta autonomía en todos los centros, si, por ejemplo, ninguno admitiese el velo?

R. En este caso no existía este problema, había un centro a dos metros que le ofertó plaza, el padre aceptó y finalmente la rechazó. El centro abrió un expediente y la Administración educativa está para cumplir la legalidad, no para interferir en la decisión de una comunidad escolar.

P. ¿Vigilarán el derecho de los alumnos a la escolarización?

R. Evidentemente, pero es muy distinto de lo que a veces se plantea. En otros países se les pueden dar diversas soluciones.

P. Los sindicatos critican que cada vez hay menos profesores. ¿Están afectando los recortes presupuestarios a la educación?

R. En una situación de crisis terrible, muy grave, este Gobierno hizo y hará un esfuerzo sobre aspectos sociales. ¿Es necesario optimizar? Por supuesto. Tenemos que garantizar que este sistema no quiebre y sea perdurable en el tiempo.

P. ¿Tuvieron que rebajar las ayudas de los libros para garantizar el sistema?

R. Aun así, queda por encima de lo que estaba dando el anterior Gobierno.

P. No en términos globales.

R. En Primaria estaban dando como mucho 160 euros y nosotros estamos dando a los más necesitados 170 euros. Entendemos que hay que ayudar a la gente que más lo necesita, no pan para todos.

P. ¿El curso que viene habrá menos profesores que este?

R. Tenemos que poner profesorado donde sea preciso. Este año la reducción fue mínima, de algo más de 200 docentes. Pero no pasa nada. El sistema educativo no es una cifra, son resultados. Triste me parece criticar el número de profesores. El anterior Gobierno dispuso de más profesores que nunca y aumentó el fracaso escolar a un punto por año.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS