Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del 22-M

PSOE e IU dejan a sus organizaciones provinciales negociar los pactos

Las direcciones regional y federal mantienen contactos discretos

Al día siguiente de las elecciones municipales, el coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, dijo que en esta ocasión su fuerza política no sellaría un pacto global de la izquierda con el PSOE para procurarse alcaldías -como ocurrió en las elecciones de 2003 y 2007-, componer gobiernos conjuntos y cerrar acuerdos de programas. No obstante, IU entreabrió la puerta a la posibilidad de prestarse apoyo mutuo allí donde suman mayoría, y el Consejo Andaluz aprobó una resolución que sostiene que no se facilitarán alcaldías al PP.

Pero Valderas aún no se ha reunido siquiera con su homólogo socialista, José Antonio Griñán, y los contactos más directos entre un partido y otro se circunscriben a los ámbitos provincial y local. Eso no quiere decir que no se hayan mantenido conversaciones regionales. Las ha habido, y no pocas, pero siempre dentro de la máxima discreción. Las direcciones federales de las dos formaciones también están muy pendientes de la política de alianzas. Ayer se celebró un encuentro, al que no se quiso dar publicidad, entre los socialistas Antonio Hernando y Gaspar Zarrías y los izquierdistas José Luis Centella y Miguel Reneses, en el que además del Gobierno de Extremadura, se habló de la situación de los Ayuntamientos de Andalucía.

El análisis de la situación es el mismo que tras otras convocatorias electorales. Ambas formaciones se apoyarían mutuamente allí donde son más votados o puedan impedir el acceso al gobierno local del Partido Popular. Pero dicho eso, los dos partidos son conscientes de que hay localidades en las que por la personalidad de los candidatos será imposible llegar a acuerdos. El hecho de que no haya alcaldías de capital en juego ni diputaciones y por su puesto el incontestable triunfo del PP, ha influido en que ambas formaciones estén manteniendo un perfil bajo en sus relaciones.

Mientras, empiezan a apuntarse posibles acuerdos como los de Almonte (Huelva), donde IU se resiste a apoyar al PSOE y dejar gobernar al PP, o Baena (Córdoba). En Cádiz también se puede producir una reacción en cadena, tras negarse IU a una alianza tripartita con PA y PSOE en San Fernando. En respuesta, los socialistas han ofrecido al PP de Puerto Serrano desbancar a IU.

Desde la cúpula izquierdista de Andalucía sostienen que no van a entrar en este tipo de debates y remiten las discusiones a las estructuras locales y provinciales, aunque un dirigente de esta formación se mostró convencido de que el balance final arrojará mayoritariamente acuerdos entre la izquierda, porcentualmente por encima, incluso, de los que se produjeron en la práctica en anteriores elecciones. La novedad de este año es que hasta ahora no ha habido llamadas al orden desde la dirección ni amenazas de expulsión.

Los andalucistas, por su parte, que son determinantes en varios municipios, han tomado la decisión de no establecer pactos globales ni con PSOE ni con PP, si bien ambos partidos han telefoneado al PA para tantear eventuales escenarios. Los resultados hacen posible más acuerdos con el PP. Ya lo ha habido en Ronda (Málaga), podría cerrase en San Fernando (Cádiz), Carboneras (Almería), o Mairena del Aljarafe y Écija (Sevilla). A la inversa -con alcaldía andalucista- están en el aire Utrera (Sevilla) y Zurgena (Almería).

La dirección andalucista asegura que, además de las circunstancias de cada municipio, en su política de alianzas pesa el grado de objetivos comunes. La ejecutiva nacional debe ratificar cada uno de los acuerdos locales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2011