Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Randy Poffo, 'Macho Man', el gladiador de la lucha libre

Randy Poffo fue una de las grandes estrellas en el negocio de la lucha libre, donde era conocido entre sus más fervientes seguidores como Macho Man. Un ídolo para millones de niños que a finales de los años ochenta y comienzos de los noventa se plantaban ante la televisión para verle frente a Hulk Hogan o el Marinero Tarugo.

El profesional retirado de la World Wrestling Federation (WWF) -la organización cambió después la F de su sigla por la E de entretenimiento- murió el 19 de mayo en un accidente de tráfico en Florida, tras perder el control del vehículo que conducía. Tenía 58 años. Su segunda mujer, Lynn, salió ilesa.

En los años que ejerció como profesional, se alzó con títulos de la WWF y del Campeonato Intercontinental. Junto a Hogan fue una de las figuras más representativas de este espectáculo y un icono de la cultura norteamericana. Su comportamiento en el tapete, donde lucía un imponente bronceado, gafas de sol, joyas y muchos colores, era impredecible. Fue la edad dorada de la industria de la lucha libre. Poffo nació en Columbus (Ohio) en una familia italoamericana. Su padre y su hermano también fueron luchadores profesionales. Pero empezó su aventura en en el mundo del deporte a través del béisbol. Hasta 1973, cuando entró en contacto con el negocio de la lucha libre.

En 1985 firmó el primer contrato con la WWF. El primer gran título lo ganó en 1986, al arrebatar a Tito Santana el cinturón de Campeón Intercontinental al grito de "¡Oh, yeah!" con el que machacaba a sus contrincantes. Con Hogan formó después el equipo de los Mega Poderosos. Fue el momento culminante de su carrera y coincidió con la cuarta edición del Wrestlemania, el principal evento de lucha libre. Poffo llegó como una bocanada de aire fresco. Hacía igual de bien el papel de malo que de bueno. La relación con Hogan dio entonces un giro radical. Pasaron más de una década sin hablarse. Pero tras el anuncio de la muerte, Hogan se declaró "devastado". No fue el único.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de junio de 2011