Partidos y asociaciones se unen contra la supresión de la línea en valenciano

Una semana después de que el PP haya revalidado su mayoría absoluta, el todavía gobierno en funciones del presidente Francisco Camps se ha echado enfrente a todo el arco parlamentario, los tres grandes sindicatos del sector de la educación y un sinfín de organizaciones culturales, cívicas y educativas, lo que anticipa una agitada constitución del Parlamento autonómico el 9 de junio.

La sustitución por decreto de los actuales programas de enseñanza bilingüe en castellano y valenciano a diferentes velocidades (implantados desde hace dos décadas) por un "modelo único" adoptado por el PP en Galicia (que sitúa el valenciano y el inglés al mismo nivel el idioma predominante, el castellano) ha vuelto a articular un movimiento político y cívico para defender el modelo consagrado en la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià (LUEV), aprobada sin un voto en contra en noviembre de 1983.

Más información
Educación recorta las ayudas al valenciano
Educación se compromete a mantener las líneas de valenciano

Escola Valenciana -la asociación que cada año reúne en las Trobades pel Valencià a más de 200.000 alumnos que estudian en valenciano y sus familias- convocó ayer una reunión el próximo jueves con dirigentes del PSPV-PSOE, Compromís y Esquerra Unida, los secretarios generales de las federaciones de enseñanza de CC OO, STEPV y UGT, universidades, confederaciones de padres y alumnos y entidades culturales como Acció Cultural. Se trata de las instituciones que ya habían manifestado su apoyo a su proyecto de enseñanza plurilingüe a partir del idioma valenciano, cuando se presentó en febrero. El objetivo es hacer visible el amplio "frente común", que se opone al cambio legal sin pasar por las Cortes, sin consenso y sin informes previos, y concentrarse en las tres capitales el día de la constitución de las Cortes.Hecho el anuncio de la supresión unilateral de las líneas de enseñanza en valenciano y su sustitución por un "modelo único" -que integra los dos idiomas cooficiales y una lengua extranjera, de preferencia el inglés-, hay que materializarlo. Y el ambicioso modelo que aspira a introducir, a partir del curso 2012-2013, el inglés desde el primer curso de la segunda etapa de Infantil (en el caso de los centros que opten por la fórmula más "avanzada"), y desde Primaria en los 1.600 colegios e institutos públicos y los más de 800 centros concertados que hay, deja en el aire muchas incógnitas sobre la aplicación y periodicidad del modelo gallego importado por Camps.

En opinión de los sindicatos y patronales consultadas, la realidad de la actual plantilla docente hace inviable su aplicación en seis años, tanto en la red de centros públicos como en la de centros concertados. "El modelo nos gusta, pero es difícil de aplicar en lo que respecta a la enseñanza del inglés", confirma José Manuel Boquet, presidente de la patronal de centros de enseñanza privada (Feceval). "El plazo de aplicación de seis años está bien pensado desde el punto de vista organizativo, pero no desde el formativo", reconoce.

El grueso de la plantilla actual está en la horquilla de 40 a 50 años. Una edad difícil para aprender inglés y obtener el certificado europeo de idiomas B2. Y todavía más para, en tan poco tiempo, poder expresarse de forma fluida para responder a 30 alumnos. "No hay suficientes profesores de la pública formados para impartir el 33% de las materias en inglés", coincide Inma Sánchez, de CC OO.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El proceso de unificar las líneas de castellano y valenciano -que está en marcha y se materializará en septiembre, con las instrucciones verbales de la inspección educativa a los institutos con ambas líneas- amenaza, además, con "reducir grupos". "Llevará al paro a más profesorado y aumentará los recortes de los programas que tenían", añade Javier González Zurita, de Fete-UGT. El STEPV, el sindicato mayoritario de la enseñanza no universitaria, insiste en que "la supresión de las líneas en valenciano, además de aumentar los recortes docentes, es el ataque más grave a esta enseñanza desde que el PP llegó al Gobierno". "El Informe sobre la situació del valencià 2011, publicado por el sindicato, ya denunció la involución del valenciano, y este es el paso decisivo".

El borrador de decreto que el consejero de Educación en funciones, Alejandro Font de Mora, llevará a la mesa sectorial con los sindicatos el próximo 7 de junio para fijar el calendario de negociaciones antes de llevarlo al Consejo Escolar Valenciano prevé dos velocidades. Habrá un "programa inicial" de aplicación para todos centros públicos y concertados, que introduce el inglés desde los siete años en la etapa de Primaria, donde las nueve asignaturas se impartirán al 50% en valenciano y castellano y la lengua extranjera en su correspondiente idioma.

Las áreas lingüísticas de cada idioma (lengua y literatura castellana, valenciana o inglesa) serán siempre en su correspondiente idioma. Corresponderá al consejo escolar de cada centro, a propuesta de la comisión pedagógica, determinar en qué lengua oficial de la Comunidad se imparten las cuatro áreas restantes: Educación Artística, Educación Física, Religión/Atención Educativa y Educación para la Ciudadanía en 5º de Primaria. Los alumnos podrán examinarse en cualquiera de las dos lenguas oficiales.

La fórmula denominada "avanzada" reproduce intacto el programa inicial, pero introduce el inglés en un 25% del tiempo lectivo desde Infantil y segundo idioma extranjero en Secundaria.

Es decir, que en Primaria y Secundaria las dos lenguas cooficiales se impartirán de forma equitativa al 50% en todos los colegios e institutos valencianos. La patronal Feceval, que reconoce que el 94% de los centros privado-concertados solo imparte valenciano como materia lingüística, se ha posicionado a favor del nuevo modelo único para todos. "El valenciano ahora tendrá el 33% del tiempo lectivo, cosa que no existía en los centros concertados", expone Boquet. Los datos de la prácticamente nula matrícula en valenciano de las últimas dos décadas, sin embargo, no auguran tan buena recepción de la noche a la mañana entre los padres de los alumnos de la red concertada, cuyos hijos tendrán que estudiar Geografía, Historia, Biología y Geología en valenciano.

Las líneas maestras del decreto del Consell que regulará el nuevo modelo lingüístico

El programa plurilingüe "inicial":

.

- Infantil. El profesorado utilizará la lengua materna predominante entre el alumnado, previa consulta a los padres. En cualquier caso "deberá garantizar la presencia de las dos lenguas cooficiales".

- Primaria. De las nueve áreas troncales, cuatro serán en castellano, cuatro en valenciano y la lengua extranjera en su correspondiente idioma. El Conocimiento del Medio Natural se impartirá siempre en valenciano y Matemáticas, siempre en castellano. El consejo escolar del centro determinará en qué lengua oficial se imparten las restantes (Educación Artística, Educación Física, Religión/Atención Educativa y Educación para la Ciudadanía en 5º de Primaria.

- Secundaria: Las materias de Ciencias Sociales (Geografía, Historia) y las de Ciencias Naturales (Biología y Geología) se imparten en valenciano. Las materias de Matemáticas, Tecnologías, Física y Química serán en castellano. Las materias lingüísticas (lengua y literatura castellana, valenciana e inglesa), en su correspondiente idioma. La Consejería de Educación de la Generalitat catalogará los correspondientes puestos de trabajo en valenciano.

- Bachillerato y FP. Cada centro establecerá una oferta equilibrada de materias y módulos no lingüísticos a impartir en valenciano y castellano. Esta oferta tendrá en consideración el tipo de materias: comunes, de modalidad y optativas.

- FP. En FP garantizará que el alumnado conozca el vocabulario específico en las dos lenguas oficiales. El inglés no se menciona.

El programa plurilingüe "avanzado":

- Infantil y Primaria. Igual que el inicial, pero a partir del primer curso del segundo ciclo de Infantil (con cuatro años) se puede introducir una lengua extranjera, de preferencia el inglés, sin superar el 25% del horario lectivo.

- Secundaria. El centro puede proponer la segunda lengua extranjera.

- Profesorado. La consejería pondrá los medios para que todo el profesorado necesario para impartir las materias en inglés obtenga el certificado B2.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS