Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del 22-M

La izquierda ultima el pacto de progreso en Vila-real

Las cuatro formaciones políticas de izquierdas en el Ayuntamiento de Vila-real (PSPV, Bloc, Esquerra Unida e Iniciativa), se reunieron ayer por la tarde para "cerrar los últimos flecos" del acuerdo que arrebatará la alcaldía al Partido Popular en el municipio. Está previsto que a principios de la próxima semana cierren el "pacto público de progreso" que otorgará la alcaldía de esta ciudad de 52.000 habitantes al socialista José Benlloch y la primera tenencia de alcaldía al nacionalista Pascual Batalla.

La "buena sintonía" es "total" según representantes del futuro cuatripartito, que coinciden "en los puntos esenciales" de sus respectivos programas electorales. Pretenden un Gobierno "sólido" que centre sus esfuerzos en la "austeridad" municipal y en "dinamizar" la economía y la creación de empleo.

Los cuatro partidos debatirán ahora en sus correspondientes asambleas el borrador del acuerdo.

Horas antes de la reunión entre las cuatro formaciones de izquierdas, el Bloc mantuvo un encuentro con el Partido Popular, dejándole claro que no tenían previsto "ningún pacto" con ellos. Y ello a pesar de que el PP llevó a la reunión al exalcalde Manuel Vilanova, obligado a abandonar su cargo en 2007 por una condena del Supremo, para aprovechar las buenas relaciones que mantuvo con los nacionalistas cuando formaba parte de la Corporación.

De nada le sirvió al PP porque según el portavoz de la comisión negociadora del Bloc, Maties Marín, las "urnas han querido" un "Gobierno de progreso" en Vila-real, y la gestión de la actual Corporación ha sido "nefasta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2011